Víctor Rivera
 

En las crisis se hace evidente la necesidad de tener una sociedad civil que, a través de gremios de la producción fuertes, logre influir en el gobierno regional y nacional para que direccione recursos a los proyectos que permitan el desarrollo empresarial, social y económico de la mayoría de los habitantes de la media Colombia.

Este liderazgo se le reconoce a regiones como Antioquia, Valle del Cauca, la Costa Atlántica y los Santanderes por sus logros en beneficio de todos sus habitantes. A estos se les reconocen propósitos y lenguajes comunes, ajenos a protagonismos individuales.

En esta tarea es necesario establecer prioridades, convenir alternativas, sumar aliados estratégicos y tener -por encima de todo- mentalidad proactiva. Los resultados se pueden lograr con dedicación y esfuerzo, aunque desafortunadamente es muy común olvidarlos por las urgencias permanentes que no dejan ver las soluciones de mediano y largo plazo.

Aunque sería importante conocer su permanente gestión, el Comité Intergremial -que reúne a los gremios más importantes de la producción regional- no divulga ni hace sentir su liderazgo. La Cámara de Comercio se encuentra en cuidados intensivos y esperamos que con el apoyo de todos los sectores salga fortalecida de esta crisis que atraviesa. Por su parte, Asorinoquia, la cual constituimos con el padrinazgo de Proantioquia, ejerce un liderazgo a su estilo, apoyando a sus empresas afiliadas.

Sabemos de los esfuerzos del Comité Cívico de Villavicencio, de la ANDI regional, de Fenalco y demás agremiaciones sin ánimo de lucro. También tratan de sobresalir el Comité de Competitividad y todos los entes gubernamentales que buscan articularse a los gremios de la producción.

¿Cómo se integra y coordina el trabajo de todos lo anteriores? ¿Cuál es el gremio de gremios con el que podremos liderar nuestros proyectos de desarrollo regional y nacional? A manera de ejemplo, todos sabemos que la ANDI es el gremio supremo de la producción a nivel nacional, por eso el Gobierno lo consulta y muchas veces atiende sus recomendaciones, a tal punto que lo tienen en cuenta en la agenda nacional.

Aprovechemos la crisis que vivimos hoy para identificar ese liderazgo entre todos los gremios regionales y empoderarlo para que guíe y presione la gestión de nuestros proyectos más importantes.