La nueva “normalidad”

La nueva “normalidad”

Guantes, tapaboca y un alcohol portable es algo que de ahora en adelante va ser muy común en las personas debido a las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de coronavirus. Es por esto que Llano7días salió a las calles de la ciudad de Villavicencio para evidenciar cómo es esta nueva normalidad a la que estamos entrando con la reapertura de la economía y los diversos sectores que está abriendo en esta siguiente fase del aislamiento inteligente.

Villavicencio, además del Centro de la ciudad, posee algunos barrios con un amplio sector económico, como lo son la sexta de La Esperanza, el Popular, el Vizcaya, entre otros, donde negocios comerciales empezaron a abrir ya hace varias semanas pero con medidas de seguridad básicas para atender al público.

Locales como tiendas, supermecados y panaderías solo dejan ingresar cierto límite de personas y quien no tenga tapabocas es devuelto para su casa y podrá ingresar a comprar una vez tenga estos elementos.

Comercio como barberías, tiendas de ropa, mantenimiento de teléfonos también abrieron sus puertas hace algunas s e m a n a s , aunque algunos de estos no lo tenían permitido, sin embargo, están atendiendo a “media puerta”, es decir, tienen las puertas de sus establecimientos hasta la mitad y dejan ingresar de a una sola persona para atenderla, de igual manera con todos los protocolos de bioseguridad, esto hasta el domingo, dado que desde el día de ayer ya se dio vía libre para la apertura de estos negocios, siempre y cuando cumplan con los protocolos de bioseguridad.

¿Para cuándo el distanciamiento social?

Por otro lado, las filas en los puntos de pago se servicios y similares, se están robando el protagonismo, pues la fila de personas en estos sitios son la mayor parte de violación de la principal medida de autocuidado como lo son los 2 metros de distanciamiento social, puesto que son filas considerablemente largas y la costumbre de hablar con los acompañantes en la fila es algo que aún no se ha podido erradicar.

De igual manera, muchas personas hacen caso omiso al asilamiento y están fuera de sus casas o en la esquina con sus vecinos reunidos hablando, la nueva normalidad, aunque muchos la están tratando de cumplir al 100 %, hay otros que aún mantienen las viejas costumbres y olvidan el autocuidado y el de los demás

Contenido Relacionado