Camilo Zuluaga Vargas
Periodista

Desde hace veintidós años la manga de Coleo Benedicto Cely de Villavicencio recibe a los más grandes coleadores de distintos países del mundo.

A mediados del siglo pasado la costumbre del trabajador del lla­no, que montado sobre su caballo alcanzaba a un novillo o toro que se había apartado de la manada y lo derriba al agarrarlo por la cola, se convirtió en espec­táculo en los departa­mentos de Meta, Casa­nare y Arauca. Ese es el deporte autóctono de los llanos colombo-ve­nezolanos: el coleo. El Encuentro Mundial de esta tradición se reali­za desde hace 23 años en la manga de coleo Benedicto Cely del par­que Las Malocas de Vi­llavicencio.

Este año, en el vigési­mo segundo Encuentro Mundial de Coleo, que se lleva a cabo desde el 13 hasta el 15 de octubre, se darán cita 225 colea­dores de siete países: Panamá, México, Costa Rica , Cuba, Venezuela, Brasil y Colombia.

Este encuentro es además una muestra cultural y folclórica de los llanos, donde se dis­fruta de los acordes de la música llanera que tendrá en tarima ar­tistas representativos como Armando Martí­nez, Leidy Lara, Carlos Rico y Joseíto Oviedo, entre otros.

Lo último