Redacción 

Llano 7 días 

 

El equipo Movistar salió a la jornada de este miércoles con el firme propósito de romper la monotonía en la que estaba estancada la Vuelta a España. Por eso, la escuadra telefónica metió a Nairo Quintana en la fuga, sin importar que la etapa de este miércoles fuera plana y tuviera una extensión grande: 220 kilómetros.

Los planes le salieron perfectos al Movistar. El equipo español quería desgastar lo más que pudiera a sus rivales en una etapa que podría ser muy tranquila y lo logró. Si el colombiano no estuviera en la fuga, el pelotón se limitaría a descansar este miércoles y guardar energías para las últimas etapas de montaña de la carrera.

Nairo trabajó bastante en la fuga, con la ayuda de otros equipos especialistas en ello. La labor de la escapada fue tan perfecta que el colombiano y muchos de sus compañeros de fuga cruzaron la meta con 5 minutos y 19 segundos de ventaja respecto al pelotón de favoritos.

Ese tiempo le permitió a Nairo ascender al segundo lugar de la clasificación general y quedar a 2 minutos y 24 segundos del líder, el esloveno Primoz Roglic.

Ahora la gran incertidumbre está en la posibilidad de que Quintana pague el esfuerzo tan alto que hizo este miércoles en las próximas tres etapas de montaña en las que se definirá el título.

Miguel Ángel López no cedió tiempo respecto a los otros candidatos al título y ahora es quinto en la clasificación general, a 3 minutos y 59 segundos de Roglic.