Camilo Zuluaga Vargas
Periodista

En la capital del Ariari se presentó este inquietante caso, el cual fue denunciado por la comunidad del barrio Caney

El asombro no deja de apoderarse de las personas al conocer esta aberrante historia que ocurrió en el municipio de Granada del departamento del Meta. El Departamento de Policía informó que el día 14 de octubre recibieron una llamada de alerta por un caso de abuso sexual, lo que ellos no se imaginaban era que los protagonistas de los hechos eran dos menores de edad.

 En el boletín entregado por las autoridades describen que un menor de 13 años de edad, quien presenta un problema de discapacidad moderada, abusó sexualmente de una niña de 4 años de edad. Sin embargo, fue el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) el que determinó que se trataba de una pequeña de origen venezolano.

 Al recibir la llamada por parte de la comunidad, los agentes de Policía acudieron al barrio El Caney para investigar lo sucedido. Con los testimonios de los vecinos lograron reconstruir la historia, quienes narraron que la niña se encontraba jugando sola en el polideportivo del vecindario mencionado cuando fue abordada por el niño de 13 años.

Luego de esto, el menor la llevó hacia un lugar desconocido. Sin embargo, la comunidad se alertó cuando la niña fue encontrada llorando y tenía síntomas de haber sido agredida físicamente.

Ante esta situación, la menor fue traslada al Hospital Departamental de Granada para que fuera valorizada por ginecología y pediatría. Aun así, dadas las condiciones físicas en las que se encontraba y debido a su nacionalidad fue remitida al Hospital Departamental de Villavicencio, donde se está recuperando.

Por otro lado, el menor de 13 años, quien es señalado de ser el presunto responsable fue dejado a disposición del ICBF para iniciar las labores de restablecimiento de derechos. De igual forma, la niña de 4 años entrará en este mismo proceso y también fue acogida por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Con este proceso, el cual está establecido dentro de la Ley de Infancia y Adolescencia, se busca garantizar el ejercicio efectivo de los derechos de los niños, niñas y adolescentes frente a su inobservancia, amenazao vulneración. Así mismo, con este reglamento se busca que los derechos de los menores prevalezcan por encima del adulto que esté involucrado en el asunto.

Por otra parte, el ICBF informó que entre enero y septiembre del año 2019 se han logrado abrir 9.098 procesos administrativos de restablecimiento de derechos a niños, niñas y jóvenes de violencia sexual en todo el país.

De dicha cantidad 133 casos se registraron en el departamento del Meta. Ante estos hechos, el ICBF recuerda a los padres la importancia de cuidar los entornos de los niños y no dejarlos solos para prevenir cualquier acción que atente contra su integridad física, psicológica o emocional.

Por ende, es necesario que los padres o tutores comprendan por qué sedan estos casos y cuál es la mejor forma correcta de afrontarlos. Consultando a expertos, el equipo de Llano7días conoció que este tipo de actos entran en la categoría de violencia entre menores.

Estos niños suelen tener comportamientos agresivos hacia otros y cada caso puede responder a diferentes situaciones como su contexto familiar, social, biológico, económico, emocional o escolar. En los casos en que hay abuso sexual de un menor hacia otro se podría estar hablando de un trastorno de la conducta. Este tipo de trastorno se diagnostica principalmente en la infancia y los niños que lo padecen suelen tener comportamientos antisociales como irresponsabilidad, actitudes delincuenciales como ausentismo escolar, escaparse y poca preocupación por su rendimiento académico, violar los derechos de otros, robar, ser cruel con los animales e incluso violarlos.

En otros síntomas están el uso de armas, frecuentes peleas físicas, carencia de empatía, destrucción de propiedad ajena, provocar incendios, mentir y forzar a alguien a cometer un acto sexual. Es importante aclarar que no todo niño que grita, pelea, desafía o golpea sufre de un trastorno de la conducta.

Este tipo de comportamientos suelen sorprender y desestabilizar a los padres, tutores o profesores a cargo y en la mayoría de los casos no saben cómo enfrentar la situación. Algunos puede que sientan culpabilidad y otros pasan a castigarlo severamente lo cual podría hacer que el estado del menor empeore.

Es por eso que ante cualquier síntoma o comportamiento negativo insistente acudan a un profesional de la salud (tanto física como mental) para que examine al pequeño y así se pueda diagnosticar un tratamiento pertinente para prevenir escenarios mucho más gravesen su vida adolescente o adulta

Lo último

Café colombiano se toma en Google y Facebook

Café colombiano se toma en Google y Facebook

Redacción Llano 7 días   Durante este evento se conocieron experiencias exitosas con este importante productoLa venta del café colombiano en el mundo está empezando a cambiar. Así se evidenció en el marco de la Cumbre Cafetera que se desarrolló en...

Todo sobre la renuncia de Evo

Todo sobre la renuncia de Evo

Redacción LLano 7 días   Llano7días le cuenta las razones que encontró la BBC para que el mandatario boliviano desistiera de su decisión de mantenerse en el poder. Son tres semanas el tiempo en que todo le cambió en su panoramaEvo Morales pasó en menos de...