Acerca del POT             

Acerca del POT             

Por: Miguel Venegas R.   

El pasado  1° de Noviembre  se realizó en Villavicencio el Diálogo Regional Vinculante  del  departamento del Meta, con la presencia de más de cinco mil personas provenientes de distintas partes de nuestra jurisdicción. Una de las mesas de trabajo fue la de Ordenamiento Territorial, cuyas conclusiones giraron en torno a algunas sugerencias que siendo medulares en la vida de las comunidades, deben tenerse en cuenta: no se puede desconocer que la  organización del territorio en Colombia recoge factores estructurales políticos y sociales que marcaron la construcción del Estado Nación que hoy tenemos, desde los mismos días de la Conquista, factores fundamentalmente político-electorales ligados en buena parte al poder económico y a la dominación  de las elites que controlaron las regiones y la voluntad de sus pobladores. Los tiempos actuales obligan a la reconfiguración de los territorios con una visión ecosistémica  centrada en la cuenca ambiental y en la necesidad de atender desde lo local los graves desajustes climáticos globales que ya preocupan sobremanera: debemos ser parte de la solución. Las comunidades insisten en el cumplimiento del Punto 1° de los Acuerdos de La Habana, correspondiente a la Reforma Rural Integral que a su vez, implica la actualización y puesta en marcha del Catastro Multipropósito. El POT ha de tener como objetivo sublime la consolidación de la paz  en los territorios y, derivada del consenso de las comunidades, una mayor productividad en el campo, que garantice seguridad alimentaria, con salud y educación. Las vías de comunicación complementarían la reactivación de zonas de economía  campesina hoy asediadas por todas las formas de violencia que se padecen. Es vital por parte de las organizaciones sociales de base y de la institucionalidad,  mayor entendimiento, en términos de una nueva gobernanza, para administrar los recursos hídricos,  desde los acueductos comunitarios hasta las cuencas hídricas que sin lugar a dudas han de ser la base de los nuevos proyectos de ordenamiento. Interesante resultó la propuesta de creación del Distrito Especial del Ariari  que habría de capitalizar como síntesis histórica, todos los esfuerzos de sus moradores, gremios y  dirigentes en  darle fisonomía propia a esa tradición de lucha y empeño que los caracteriza. Siendo  el Acuerdo de Escazú parte de nuestro acervo jurídico, debe fortalecerse la “Justicia Verde” en procura de una mayor participación.                        

Contenido Relacionado