Campeones

La medalla de  la dignidad

Como dicen las señoras. Cambiemos de tema, Santiago Hernández Coy, es un piloto llanero de motociclismo que ha ganado varias pruebas a nivel nacional y en el exterior. Me gusta mucho este deportista porque es inquieto, inteligente, vende su marca muy bien y se promociona como los grandes deportistas. Llegué a pensar que lo manejaban en su entorno, pero Santiago ha demostrado que tiene línea propia, que, si bien es cierto, su familia lo apoya incondicionalmente, es un buen muchacho con criterio propio.

En esta época de los deportes virtuales y no me pregunten por qué, por que la palabrita ya me sabe a cacho, Santiago compitió el fin de semana en la carrera GPI Virtual que organizó la Federación Colombiana de Motociclismo y entidades internacionales y no fue inferior a sus logros en la pista, se corono campeón en su categoría y demostró que con esas maquinitas (así las llamo yo) también es todo un campeón.

Esto que escribo es una invitación a que los deportistas se deben reinventar, deben ser positivos, no quedarse esperando una ayuda, un mercado, o un apoyo y para eso hay que ser fuertes mentalmente y tener la ilusión de seguir adelante, varios futbolistas del Deportivo Meta, venden empanadas, comida, tapabocas y no se quedaron esperando una Liga que difícilmente va a volver este año, siguieron adelante y enfrentaron la vida, como enfrentan su competencia, con altura, gallardía y con la Meta puesta en ganar. Aprobar el plan de desarrolló abrirá las puertas de la contratación, pero será un año difícil donde habrá que vivir con lo necesario, sin lujos, ni gastos excesivos, porque seguramente no estarán los mismos recursos y todos tendremos que apretarnos el cinturón.

En junio tendremos la gran posibilidad de volver bajo unos parámetros de seguridad y salubridad a los escenarios y ahí sabremos quienes realmente aman lo que hacen y quieren seguir adelante, porque nada será igual y la clave estará en reinventarse en creer de qué estamos hechos y eso incluye a los deportistas que deben entender como todos que en la vida siempre habrá que tener un plan B. Ustedes siempre serán nuestros campeones, pero llegó la hora de mostrar el oro, que pesan y que valen.

Contenido Relacionado