Capitalismo consciente

El Cairo

Voy a colocar mi espíritu cívico en favor de mi profesión, porque en estos momentos la idea de crear una empresa con el objetivo de solo producir utilidades, ya quedó en el pasado.

Hoy, los nuevos emprendedores deben tener un propósito más allá de hacer dinero. Deben lograr un impacto positivo en todos sus grupos de interés, deben tener líderes ocupados en cuidar de estos grupos y no solo en generar resultados para sus accionistas y también, que la empresa tenga apertura, cuidado y comunicación hacia sus colaboradores. Esta nueva manera de hacer negocios, en la que la responsabilidad social corporativa genera protagonismo, es lo que se conoce como capitalismo consciente.


Hoy, el marketing está haciendo que en los clientes se cree valor para que entienda sus necesidades, o sea, está enseñando a consumir lo que realmente necesita, no lo que la empresa quiere venderle.
Esta forma de hacer negocios no está peleada con la generación de utilidades, de hecho, la empresa las necesita para pagar impuestos y que el gobierno los trasforme en beneficios públicos. El tema del negocio es la gente. Se comienza a medir el éxito en la forma en que toca la vida de las personas. El capitalismo consciente aporta beneficios, como la mejora de los resultados financieros, la creación de sinergias y relaciones a largo plazo, mayor compromiso, satisfacción e implicación de los trabajadores, aumento de la confianza y el crecimiento del espíritu innovador. Seguramente muy pronto los veremos.

Contenido Relacionado