Cómo preparar al Llano para recibir la 4ª plaga

La gran culpa de los medios de comunicación en el Meta

La primera plaga fue el derrumbe que taponó el año pasado totalmente la vía en el kilómetro 58, lo que dejó al llano como una isla durante 4 meses y su consabida quiebra económica, cuando finalmente el comercio empezó a sacudirse del piso para levantarse apareció la segunda plaga: la cuarentena nacional por el coronavirus que obligó a cerrar, otra vez, todo; es decir los negocios que se marearon durante la primera plaga quedaron tendidos en la lona durante la segunda.

Cuando el gobierno nacional, acorde a la tendencia a la baja de la pandemia, empieza a abrir de a poquito la economía, nos apareció la tercera plaga: la mitad de la población carcelaria de Villavicencio tiene COVID-19, lo que obligó al Estado a poner el freno de mano a Villavicencio porque si no hay contención… Dios nos libre de la primera ley de Murphy “toda situación mala es susceptible de empeorar”.

Entonces ¿Cómo preparar al Llano para recibir la 4ª plaga? Ustedes y yo sabemos muy bien que no se ha hecho nada para proteger a la vía de un nuevo taponamiento total en esta temporada de lluvia que empieza en dos meses, aparte de unas mayitas y unas puntillitas todo el mundo sabe que la solución real pasa por construir una nueva vía lejos de la montaña ya que según varios estudios de la Nacional, de los Andes, de la Sociedad de Ingenieros de Meta entre otros, la Cordillera Oriental, a diferencia del Kilimanjaro de África y del Himalaya en Asia, está en pleno proceso de acomodamiento geológico y así será durante los próximos 5.000 años.

Por lo tanto meterle plata a falsos túneles, a estacas o en echarle la culpa a galpones es un sinsentido. Entonces mientras llega el consenso para la construcción de esta nueva vía, la Gobernación del Meta y la Alcaldía de Villavicencio deben presionar al Gobierno Nacional para pavimentar en la mayor brevedad los 122 kilómetros de la transversal del Cusiana, entre Sogamoso y Aguazul y las verificaciones estructurales de los puentes Las Lajas, Chichaca y la Guaymara de la vía alterna.

Es deprimente gastar 20 horas en un viaje por tierra de Bogotá a Villavicencio o de pagar 1’200.000 pesos con Avianca en un viaje de ida por aire de Villavicencio a Bogotá. Esta obra sirve para dar empleo rápido a los desempleados pos pandémicos y además sirve para mitigar los efectos de la 4ª plaga sobre el llano

Contenido Relacionado