Comunidades indígenas y COVID-19 en la Orinoquia

Uso de la fuerza y seguridad ciudadana

Con preocupación seguimos recibiendo noticias de nuestras comunidades indígenas. Después de 51 días de ser anunciadas las ayudas para las comunidades indígenas, por parte del presidente Duque, a través del Ministerio del Interior, estas no llegan.

Las comunidades se enfrentan a episodios de desabastecimiento alimentario, agudizando con ello enfermedades que históricamente se han presentado, la pérdida de sus territorios ancestrales o la imposibilidad de ampliarlos. Inicialmente se generó un espacio de concertación entre Ministerio del Interior, ministerio público y las organizaciones indígenas.

Allí se decidió que en la región de la Orinoquia la distribución de los mercados estaría a cargo de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD. En estos departamentos apartados, los proveedores comerciales no cumplen con los requisitos solicitados por la UNGRD, esto ha ocasionado que los documentos enviados por los líderes indígenas no sean aprobados. Resulta preocupante la situación alimentaria de las comunidades, que por razón del confinamiento no han podido cazar, recolectar y pescar, actividades fundamentales de su carácter seminómada.

Esto es alarmante para las comunidades que viven en asentamientos en condición de hacinamiento, sin posibilidad de cultivo y con cercanía a las cabeceras municipales. Esta situación ha profundizado la vulnerabilidad de estos pueblos considerados etnias minoritarias y al borde de la extinción física y cultural, las comunidades siguen esperando las ayudas prometidas.

Estas comunidades apartadas no cuentan con una red hospitalaria que soporte la atención frente a una posible expansión de la pandemia. Los insumos de bio protección para prevenir el contagio son inexistentes. Las comunidades temen un escenario cercano a lo que ya se esta viviendo en la Amazonia. Existen dos casos confirmados por COVID-19 de indígenas Sikuanis en la ciudad de Bogotá y Villavicencio, resultado del viaje que hicieron, a hospitales y albergues, por motivos de salud. Muchos de estos albergues están llenos y están siendo un foco de contaminación. Las comunidades solicitan a las alcaldías locales que tengan albergues con condiciones óptimas, para cuando sus hermanos indígenas retornen al territorio puedan guardar cuarentena antes de llegar a sus comunidades.

Contenido Relacionado