De salto en salto o el pago de favores políticos

El Estado colombiano y el Comité sobre desaparición forzada

El gobierno Duque se sigue caracterizando por sus nombramientos que rayan con el pago de favores políticos, más que por una visión estratégica del Estado Colombiano, ahora el turno le toca a Alicia Arango, quien fue ministra de Trabajo al inicio del periodo presidencial y quien lanzó propuesta del sistema de trabajo por horas.

Luego en enero del 2020, fue nombrada por en el ministerio del Interior, cargo desde el cual también evidenció su desprecio
por los líderes sociales, al comparar el robo de celulares con el asesinato sistemático de los líderes y lideresas sociales. Además de mostrar poco tacto para el tratamiento de la situación de Derechos humanos en el país y no poner en marcha la reactivación de la Mesa Nacional de Garantías. Fue ella quien movió las fichas en el Congreso para la elección de los candidatos del Gobierno para Defensoría y Procuraduría (Carlos Camargo y Margarita Cabello, respectivamente).

Siempre ha estado en el Gobierno de Iván Duque porque además es la mano derecha de Álvaro Uribe, de quien fue su secretaria privada en la Presidencia.

Con el anuncio de su renuncia al ministerio de Interior se empezó a especular que ella pasaría a Ginebra como Embajadora ante Naciones Unidas.

La pregunta que nos surge ahora es ¿cuál es la razón de este posible nombramiento? ¿Cuál es la trayectoria diplomática de Alicia Arango?

Es importante saber que Ginebra es la Sede del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y allí se mueven los temas importantes que en Colombia son de sensibilidad, como por ejemplo, la desaparición forzada, el asesinato de líderes y lideresas sociales, entre otros. ¿Alicia Arango es la persona idónea para afrontar la diplomacia internacional en materia de
Derechos Humanos?

Este posiblemente nombramiento es nuevamente el pago de favores políticos para asegurar que todo se quede entre “amigos” como ocurrió con la Fiscalía, la Procuraduría, la Defensoría y otros puestos en lo que se evidencia que más que
la calidad de los funcionarios y su experiencia, lo que prima es la cercanía al círculo de poder del Centro Democrático.

Contenido Relacionado