Del abstencionismo y otras realidades: la educación pública  

Un llamado a la serenidad y a la búsqueda de la paz

Por: Henry Ramírez Soler 

En la primera vuelta  presidencial  se dieron unos resultados que pusieron de manifiesto un necesario cambio para nuestro país. Pero estos resultados también volvieron a evidenciar que el gran triunfador fue el abstencionismo.

Se esperaba que en esta elecciones, los jóvenes salieran masivamente a votar, pero este grupo poblacional sigue siendo uno de los más abstencionista.

Durante muchos años he tenido que ver y oír como muchos jóvenes hombres y mujeres  que logran terminar su bachillerato ven frustradas sus esperanzas de continuar sus estudios superiores porque es imposible acceder a una universidad.

Solo una minoría de los jóvenes, pueden estudiar carreras universitarias,  los altos costos de las universidades privadas  y la insuficiente oferta de educación pública  hacen que sea imposible para la gran mayoría de jóvenes realizar carreras profesionales. Otros con grandes sacrificios logran acceder a programas técnicos que aunque son más económicos siguen siendo imposibles para muchos.

Esta situación, es la que entre otras cosas hace que muchos jóvenes no salgan a votar porque la frustración de sus sueños de estudios superiores sumado a otras circunstancias les han hecho creer que no es posible pensar en una educación pública, gratuita y  de calidad, muchas promesas han recibido  y nada que se hacen realidad.

La Unillanos viene  haciendo grandes esfuerzos para hacer presencia en la Orinoquia ofreciendo una oferta académica acorde a nuestra región. Es de admirar la labor realizada, pero sabemos que sin una política clara de educación superior  del orden nacional que le inyecte recursos que le permita abrir sus puertas a miles de jóvenes que desean hacer una carrera profesional, no lo podrá hacer.

Una de las propuestas con mayor fuerza del Pacto Histórico encarnado en Gustavo y Francia es crear una política de educación superior pública gratuita que se denominará  Sistema Nacional de Educación Superior “a través del cual se fortalecerá la red de universidades públicas, el Sena y los colegios de educación media ampliando cobertura, acceso, permanencia, calidad y pertinencia la investigación y la extensión social articulados entre sí y con el sistema de Ciencia y Tecnología”.

Queremos invitar a los jóvenes y muchos quienes no se han decidido  a sumarse a esta propuesta de cambio que representa el sueño de muchos y muchas.

Contenido Relacionado