Dudas

¿Pa´cuándo?

Semana de dudas, dudas en el fútbol colombiano, que pide un mundial femenino de fútbol, sin tener liga, eso es igual que comprar carro sin saber manejar, dudas en la Dimayor, que no se si hoy haya definido qué Torneo jugar, si se respeta el reglamento, si hay fútbol femenino y si el presidente sigue o no sigue. Dudas quedaron en el debate de la Asamblea, si las obras de la villa incluían una pista atlética y un patinódromo, si los 21 contratos que el director firmó, eran necesarios para cumplimiento de obras misionales, de combustible, entre otros.  

Dudas si el contralor Carlos López abrirá las investigaciones que anunció, dudas que le quedaron a los diputados que declararon el debate permanente y de donde esta horrible novela tendrá más capítulos. Dudas en un país donde día a día crece la pandemia y la gente sigue de fiesta, de puente, de asados y días sin IVA como si el COVID fuera una duda y no una realidad.  

Terminó junio y en duda si están los contratos de técnicos y monitores, en un Instituto que se lo tragó la pandemia, que no respira, que se dedicó a sesiones de aeróbicos y de ejercicios tele dirigidos, pero no se reinventó y donde un semestre quedó perdido, porque no se contó con nuevas maneras de sacar adelante las situaciones, porque hay funcionarios de planta y de contrato que ya perdieron vigencia y que la fácil es ganarse el sueldo, dejando muchas dudas y pocos logros.  

No hay duda que el famoso término de reinventarse significa dejar de lamentarse por lo que pasa y buscar cómo convivir con la actualidad del mundo, seguir siendo productivos, vivir con lo que se tiene y crear una resiliencia generando positivismo y efectividad.  

Pero mientras en la Dimayor sigan pensando solo en el dinero, y no en el Torneo, mientras en Idermeta no se le de claridad al contrato de las obras de la villa, explicando qué pasó con los diseños originales y por qué las circunstancias y los hechos obligaron a los cambios, mientras no se definan los criterios de contratación y el cubrimiento de las necesidades reales del Instituto, será muy difícil que entidades como el Ministerio del Deportes, como la Asamblea Departamental, la Contraloría Departamental y la opinión pública no se llenen de dudas y eso lleve a malas interpretaciones en el destino de los recursos y en la efectividad de las obras. Duda bendita duda, dice una canción, por eso necesitamos claridad en muchos temas. 

Contenido Relacionado