Ejemplo marroquí

Y terminamos

Cuando usted lea estas líneas seguramente los finalistas del Mundial Qatar 2022 serán Argentina y Francia, que, en términos normales, debe ganarle a Marruecos. Para el tema a tratar si la final es Argentina Marruecos, pues la lógica del fútbol, que no existe, volverá a mostrar todo su esplendor.

Marruecos ha sido el gran ejemplo de lo que significa la lucha de un pequeño equipo de fútbol que puso de cabeza al mundial con sus resultados, con una afición con la que pudimos compartir esa fe, esa inmensa fe de un pueblo perseguido con serios problemas de migración, con conflictos con Francia, España y otros. Es más, en Marruecos existen dos ciudades españolas o que pertenecen política y territorialmente a España y en Francia a los Marrocos como los llaman, no los quieren mucho al igual que los Argelinos, pero que muchos trabajos que los rancios franceses no hacen los terminan haciendo los emigrantes de esas naciones que han creado una raza alterna a la francesa y a la española y claramente muchos jugadores de Francia son de origen Argelino y muchos jugadores de Marruecos se criaron en España.

Pero Marruecos demostró en el mundial que el fútbol no solamente se compone de las genialidades de Messi y Mbappé, el fútbol también tiene unidad, solidaridad, convicción y fuerza desde el corazón. Una afición que se tomó a Qatar y que en su capital Doha era un espectáculo y generó esa solidaridad de los cataríes y de los africanos que se sentían representados por esa raza y esa fuerza.

Marruecos, quede como quede en el mundial, ya es la figura de Qatar 2022 es el mismo papel de David con Goliat y de la cenicienta, no estaba en las apuestas de nadie (recuerden que esto lo escribí el martes) y ya se ubicó en los 4 mejores equipos del mundo. Su inteligencia está en reconocer sus limitaciones, saben que no tienen grandes talentosos, pero aprovechar sus pequeñas virtudes y las pocas oportunidades de gol porque saben que mientras hagan realidad una de esas oportunidades por partido, se saben defender y eso forma parte del fútbol. Súmele el gran desempeño de su arquero y ninguno de sus jugadores se hizo en los grandes equipos, no forman parte del estrato 5 del fútbol, reitero son efectivos en las oportunidades porque conocieron la dura vida de sus ancestros y saben que su lucha es más fuerte y más difícil.

Me vuelvo repetitivo y espero que lo entiendan, la vida necesita más de fuerza mental, de convicciones, de creer en lo que se hace, de cumplir sueños y nunca bajar los brazos porque nada es fácil, nada te regalan, mucho más cuando tu cuna no tiene cobijas con hilos de oro.

Akini contó su historia con mucho orgullo: “Mi madre en Madrid limpiaba casas y duraba dos horas en ir y volver de su trabajo para llevarnos la comida a mis hermanos y a mí. Mi padre era un vendedor ambulante, algunos días había alimento y muchos otros nos conformábamos con un buen pan y una buena agua. Con el fútbol siempre me fijé salir de tantas afujías para toda mi familia”. Hoy en día juega en el Paris Saint-Germain tiene 24 años y ya pasó por el Real Madrid y el Inter de Milán. Cuando aquí entendamos de la unidad que necesita Llaneros para llegar a ser campeones, cuando le aprendamos a Marruecos seguramente pensaremos enlaA.

Contenido Relacionado