El asalto a la Cámara de Comercio (II)

La tramoya en la Cámara de Comercio

Señalamos en columna anterior, cómo la Contraloría General de la República (CGR) encontró 40 hallazgos, valorados en $553.522.863, de los cuales $162.633.026 corresponden a gastos de representación por viajes nacionales e internacionales de los miembros de la junta directiva.  

La CGR los resume en cuadros así: Por ejemplo en el 2018, William Alexander Hernández Villalba recibió $19.154.114, hoy concejal de Villavicencio y quien fuera expulsado de la junta por participación en política. Inversiones La Garza SAS representada por Asdrúbal Castro Vargas, $17.030.114. María Rosario Sanabria Dueñas, $13.342.757, política y exsecretaria de educación del gobierno de Darío Vásquez. Y el campeón de todos, identificado como D.R.M.  

recibió $28.770.114, para citar solo algunos. Inclusive al revisor fiscal persona natural, elegido por los afiliados y con un contrato de prestación de servicios profesionales por $216.000.000, se le pagaron además gastos de representación que la CGR lo considera como “un posible detrimento patrimonial”. En contratación, solo mencionamos los señalados por la CGR con presunto alcance penal: Contrato 058 de 2019 – Contratista Omicron Networks SAS. 

 Llama la atención por cuanto se pagaron varios ítems iguales a los cancelados en el contrato 006 de 2019 celebrado con la misma empresa. Contrato 030 de 2019 sin cumplimiento de requisitos legales y Convenio 03 de 2019 con Invest In Orinoquia SAS, desconociendo la prohibición legal de entregar recursos públicos a entidades con ánimo de lucro.  

Es imperativo reafirmar la gravedad del retiro del Presidente Ejecutivo Mauricio Vega, con el voto decisivo en junta directiva de uno de los tres representantes del gobierno nacional, el de Nancy Mejía, esposa de un diputado. Es un acto de deslealtad y afrenta con sus compañeros y a quien representan en una decisión tan vital para la CCV.  

Ganó la politiquería. Debería ser relevada Presidente Duque. Mauricio Vega adelantaba el rescate de una CCV endeudada, casi quebrada, que había sido embargada, y única en el país con dos sindicatos, contratación de personal con perfiles permeados por la politiquería, y corrupción hasta en el trámite de registro único de proponentes (RUP). ¿Dónde están los gremios?. 

Contenido Relacionado