El Informe Final de La comisión de la Verdad

El Informe Final de La comisión de la Verdad

Por: Henry Ramírez Soler

En un conflicto armado y en un periodo de post acuerdo  “La verdad” siempre va hacer un objeto de disputa  por ello, el desafío que tiene  la Comisión de la Verdad en  Colombia  es grande,   ya  para  quienes quieren hacer trizas los acuerdos  se han convertido en una piedra en el zapato  y por eso no reconocen su legitimidad.

La Comisión de la Verdad, (CEV)  tiene como mandato ayudar a esclarecer los hechos ocurridos durante cinco décadas de conflicto interno.  Entró  en funcionamiento el 28 de noviembre de 2018 por un periodo de tres años y que  está próxima a vencerse. Tiene un carácter extrajudicial  y  hace parte del Sistema de Justicia Verdad, Reparación Integral  y garantías de no Repetición, Sistema creado tras la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La Corte Constitucional tomó la decisión, el  pasado viernes  de ampliar su  periodo de funcionamiento por siete meses más de lo que se tenía previsto,  ya que una demanda presentada ante este tribunal  advertía que las medidas de bioseguridad, tomadas durante la pandemia de COVID-19 no  posibilitaron que se desarrollara el plan de trabajo que la CEV  se había trazado  para visitar  los territorios  y escuchar a las víctimas del conflicto.

La CEV no solamente se ha tenido que enfrentar a las dificultades de la pandemia sino a los diversos ataques que sectores del Centro Democrático, algunos miembros de las fuerzas Armadas y funcionarios  del  propio Gobierno de Iván Duque, quienes como el Director del Centro Nacional de Memoria, no solamente la han atacado haciendo acusaciones de que algunos de sus miembros son parte de la extinta guerrilla, sino también han asumido una posición negacioncita.  Otro de los sutiles ataques desde el gobierno es recortar su presupuesto para impedir su funcionamiento. 

En este escenario la Corte estableció que la CEV  podrá  continuar su  labor  hasta junio de 2022 y luego  contará con dos meses más para realizar el proceso de socialización del informe final.

Presentarán los más graves patrones de violencia ocurridos durante el conflicto armado y también las  recomendaciones que serán las  bases para la “no repetición” de los mismos. Una tarea nada fácil en medio de grandes hostilidades.

Contenido Relacionado