Finalmente, una buena noticia para Villavicencio

Finalmente, una buena noticia para Villavicencio

Por:  Nick Israel

Llevamos tres años de noticias horrendas, tan horrendas y tenebrosas que en una columna en abril pasado yo dije que la ciudad de Villavicencio tenía depresión aguda y los motivos que yo tuve para afirmar esta tesis fueron los terribles golpes recibidos por el municipio en los últimos tres años en donde cada uno afectó de una forma u otra al bolsillo y a la autoestima de los villavicenses: la caída del puente Chirajára (30 días sin vía terrestre), el derrumbe y taponamiento en el kilómetro 57 (4 meses sin vía terrestre), el cierre de la ciudad por la primera ola de la pandemia (de marzo a septiembre del 2020), el segundo cierre de la ciudad por la segunda ola del Covid-19 (de diciembre 2020 a febrero 2021).

Súmele a eso la pérdida masiva de empleo, el confinamiento restrictivo, las deudas, la incertidumbre… en fin. Finalmente parece que esta empezando a salir la luz: el presidente de la aerolínea Easyfly Alfonso Ávila acabo de anunciar que va a abrir una base de operaciones en Villavicencio, “algo planificado para hacerlo en octubre o noviembre de este año” dijo. Con esto, esperan hacer un 25% de vuelos adicionales en la región.

Un amigo me preguntó ¿por qué estaba yo tan contento con esta noticia? Y yo le dije que los parámetros para medir el crecimiento y la confianza inversionista en una región son la inversión extranjera, la inversión en educación (llegada de universidades nuevas) y la inversión de las empresas de transporte.

Porque todos tienen algo en común: estudian las variables de rendimiento y de crecimiento a futuro para no perder su plata y lo de Easyfly entra en esta lógica. Esta aerolínea no se va a expandir en el Llano por el amor al arte, lo hace porque las cifras le dicen que es una inversión segura. Ojalá que Avianca se ponga las pilas y acabe con sus abusos aprovechando los derrumbes para cobrarnos el pasaje Villavicencio-Bogotá a 1’200.000 pesos.

Contenido Relacionado