¿Generación fallida?

Reconocimiento

Aclaro, que este tema seguramente no es muy deportivo, pero no puedo dejar de pensar en que a raíz de esta pandemia se hable de una generación fallida para los chicos entre los 7 y 14 años, que en 5 o 10 años más vivirán pegados de un computador, obesos, sin vocación deportiva, ni ejercicio determinado.  Pero yo me pregunto, los famosos milenium que están entre los 17 y los 23 años, que tuvieron todas las posibilidades tecnológicas, que no padecieron la pandemia en sus años de mayor producción académica, mental y psicológica, no será esa generación ¿la generación fallida?.

Y lo digo por lo que ha venido pasando estos días, una juventud inconforme, agresiva, manipulable, que todo lo detesta, que no hay autoridad posible ni válida, que creen que el mundo gira en torno suyo y que la falta de metas y objetivos los frustran porque nosotros los cincuentones creímos que lo mejor que podíamos hacer era darles todo, sin el menor esfuerzo.

Es increíble que uno escuche conceptos de esta generación milenaria diciendo que su país es una porquería, que no hay nada que hacer, que lo mejor es incendiarlo, que sus autoridades son de una derecha asesina y que la izquierda es significado de libertad y de guerra a la opresión. Ver morir jóvenes de esa generación en las calles sin razón alguna, no puede producir sino dolor de cualquier bando, sea el que sea y la anarquía jamás ha logrado reformas, porque esa anarquía es el caldo de cultivo de aquellos que quieren llegar al poder a sangre y fuego.

Y para tratar de no salirme del tema de esta página, al deporte también le espera una generación fallida, la actual del milenio y la que venga porque estamos perdiendo la alegría de vivir, de soñar, construir y el deporte que es signo de esperanza y alegría, tendrá su bache más grande. Ya regresó la recreovía, ya se abrieron las canchas sintéticas, ya las escuelas deportivas empiezan a trabajar en la “nueva realidad” y es hora que los padres busquen que sus hijos utilicen el tiempo libre, se despeguen de la tecnología, se llenen de ilusiones y generen nuevas metas para que no sean una generación perdida.

Volver a entrenar, volver a competir con los debidos cuidados, tiene que mejorarnos mentalmente y la protesta es válida, pero matar porque me mataron, solamente alimenta a aquellos que quieren que la anarquía reine y la muerte siga cabalgando en nuestra historia.

Contenido Relacionado