La desconexión de la realidad o el cinismo de los Gobernantes

Crisis en la política de paz del Departamento.

Hace un par de días en una entrevista que Viky Dávila le realizaba al ministro Carrasquilla se dio un hecho que podría manifestar el cinismo, el desconocimiento o la desconexión total que estos dos personajes tienen con el sufrimiento de millones de colombianos, entre risas y chistes la señora Viky Dávila afirmó que no tiene idea que precio tiene un huevo y el ministro afirmó que una docena de huevos vale 1.800 pesos.

Cinismo o desconexión, en cualquier caso es una actitud arrogante, de quien tiene en sus manos los destinos económicos de una Nación, que vive sus peores momentos a causa de una medidas económicas que benefician a minoritario sector y golpean a millones de Colombianos.

En este momento de pandemia y muerte generalizada por la pandemia del COVID19 nuevamente el gobierno nacional manifiesta su poca o nula sensibilidad por los sectores más desfavorecidos de nuestro país. Es indignante la actitud de ministro, no solo por su cinismo, sino porque esta reforma tributaria disfrazada con palabras bonitas incrementará el nivel de pobreza de miles de colombianos. Por estos días, muchas voces en el país, han manifestado su oposición a esta nefasta reforma que cuenta con el apoyo del partido de gobierno y unos cuantos senadores que se unen al club de cínicos.

En un país que expulsa a los campesinos de las zonas rurales, por el abandono, la violencia y la aspersión con glifosato se pretende ahora ahorcar con más impuestos y con una serie de subsidios que al final no llegaran a los más necesitados sino a las cuentas de quienes son dueños del sector financiero de ese país. El Cinismo de este gobierno, se manifiesta cuando anda más preocupado por los asuntos de Venezuela y su lucha contra el “comunismo” que por las muertes de líderes sociales e indígenas de este país.

Nos oponemos a una reforma que profundiza la pobreza y a una serie de políticas que con nombres bonitos siguen haciendo trizas los acuerdos de paz, rechazamos el rumbo autoritario de este gobierno, el Ministro de hacienda no solo debería renunciar por no saber cuánto vale un huevo sino porque sus políticas económicas son nefastas para nuestro país.

Contenido Relacionado