La irresponsabilidad de muchos villavicenses

Impacto del libre comercio con Estados Unidos en la industria agrícola del Llano Segunda Parte

Mientras el coronavirus está arreciando en todo el país, llevando su estela de muerte y colapsando a todos los hospitales, 3 noticias me llamaron la atención en Villavicencio la semana pasada. La policía allanó una casa debido al alto volumen de la fiesta a las 3 de la mañana; había más de 30 personas consumiendo licor y bailando sin tapabocas, segundo la policía está cansada de espantar a multitudes de personas todos los días en el Parque de la Gobernación departiendo como toda la vida y en tercer lugar la cantidad de villavicenses que recibieron en sus casas a familiares/turistas provenientes de Bogotá en el pasado puente festivo.  

Me pregunto: ¿Hay alguien en Villavicencio (Donald Trump no es villavicense) que todavía cree que el COVID-19 es un invento de la prensa? ¿Hay alguien todavía que no sabe las formas de autocuidado? ¿Será que para algunas cosas hay que tratar a la gente como niños? Cuan fácil es echar la culpa al alcalde, al gobernador, a Duque o inclusive a la corrupción. Ningún país del mundo ha podido dar abasto en ventilación mecánica o en UCI; ni los italianos, ni los españoles, ni siquiera los gringos. La gente no entiende o no ha querido entender que si cae también toda su familia cae: es una progresión logarítmica. 

 ¿O alguien tendrá la desfachatez de culpar al alcalde, al gobernador o a la policía por los muertos si ya están afónicos de tanto gritar, recomendar y suplicar para que la gente no salga sin necesidad, que no se aglomere, que respete la distancia social, que lleve tapabocas y que se lave las manos? Este tipo de comportamiento no permite que los estudiantes regresen a clase, hace daño a la salud de la persona irresponsable y a su familia, pone en riesgo a la ciudad, quiebra a las empresas porque tienen que alargar la cuarentena y ampliar los toques de queda, aumenta el desempleo y más que todo muestra un carácter de insolidaridad absoluta.  

En Hunan, China las autoridades resolvieron este problema de irresponsabilidad desde el inicio: para mercar te lo llevan a domicilio y si quieres salir de tu casa – para ir al hospital solamente – tienes que llamar a la policía y te recogen en una ambulancia. El Corona desapareció en 2 meses. No creo que tengamos que llegar hasta este extremo de niñería en Villavicencio. 

Contenido Relacionado