La pandemia por coronavirus nos agrava la crisis económica

El clamor de las marchas

No habíamos salido de la crisis por el cierre de la vía Villavicencio-Bogotá y veníamos paleando muchas dificultades en los sectores del turismo, hotelería, construcción, etc. El desempleo se incrementó de manera importante, varios negocios cerraron y en las zonas comerciales de la ciudad vemos muchos avisos de ‘Se arrienda’ o ‘Se vende’.

El incremento en los peajes fue la gota que llenó la copa y no se escucharon los clamores de toda la dirigencia política y gremial del Meta, solo reuniones y más reuniones. Aún estábamos asimilando esto cuando nos llegaron los anuncios de un virus en China y no lo vimos cerca, pero día a día hemos visto como esto se vuelve crisis y crece como una bola de nieve.

La crisis económica la dispara la caída de los precios del petróleo, el dólar supera los $4.100 y esto coincide con la noticia de que Bioenergy entró en ley de insolvencia; es un golpe importante para la economía de la región.

Las noticias sobre la gravedad del coronavirus continúan y como en Italia, Francia y España avanzamos hacia la parálisis total de las actividades de la producción. El presidente Duque y su equipo de gobierno toman medidas y en cuestión de días vemos como se suspenden eventos de más de 500 personas y avanza la bola de nieve y se cierran templos y las aulas en los colegios.

Ya llegamos al toque de queda a partir de las 8 de la noche, hemos venido observando como las ciudades van disminuyendo todas las actividades, el comercio se reciente y todas las actividades de la vida normal se paralizan.

Las familias tratan de aprovisionarse de papel higiénico, gel, alcohol y de mercado de víveres y grano, carnes, lácteos, bebidas por que la televisión muestra como en otros países las colas son para comprar comida.

Todo esto crece y mientras tanto qué pasa con nuestros ingresos, nuestras obligaciones bancarias, los servicios públicos y los arriendos ya que los ahorros escasean.

Así como nuestro departamento no estaba preparado para afrontar semejante crisis, menos el país. El déficit cambiario y la debilidad de las cuentas públicas no van a permitir que lleguen las ayudas que el pueblo necesita en estos momentos tan difíciles.

Contenido Relacionado