La selección nos pertenece a todos

La selección nos pertenece a todos

Por: Germán Vargas Morales

El resultado cero a cero del partido jugado por la selección Colombia el pasado jueves en Barranquilla, sumado a los dos empates con igual marcador, alcanzados en las dos presentaciones anteriores, dejan planteadas dos serias situaciones para reflexionar: La primera, analizar de urgencia y a profundidad, qué está aconteciendo con la delantera conformada por especialistas que inflan las redes en equipos extranjeros, pero que con la selección olvidan la tarea.

Cero goles en tres partidos consecutivos. Para cogerse la cabeza. Casi inexplicable tal desempeño. La segunda, más notoria en el partido contra Ecuador, el cansancio y agotamiento reflejado en muchos jugadores, que abandonaron la combatividad y lo que llamamos la “verraquera”, como consecuencia de las altas temperaturas soportadas en las tardes de la bella “Curramba”.

Sobre este último punto se ha guardado un cierto silencio cómplice, como si se temiera al infinito poder del señor Jesurún, presidente de la Federación.

Él había advertido sobre el debate de cambio de horarios de juegos, pero jamás de sede de su toda poderosa Barranquilla. Aún teniendo en cuenta, que se han alcanzado en esta eliminatoria solo 9 puntos de los 18 posibles jugados en “casa”.

¿Qué está pasando? Siempre se había defendido a la sede actual, como el fortín de la selección. Se argüía la ventaja comparativa llevada a otras ciudades del país, por el arma poderosa del calor, que aniquilaba a cualquier intruso que osara prodigarse para vencer al dueño de casa, acostumbrado a tan altas temperaturas.

Pero olvidan cómo tal argumento ya no tiene sustento, pues casi todos los integrantes de la selección juegan en el exterior, y reciben igual que los visitantes los rayos solares durante el encuentro.

Surge así la pregunta de por qué, si en otros países como Brasil, Argentina etc, se juegan las eliminatorias en diferentes ciudades de sus territorios, en Colombia, con tan buenos estadios como los de Medellín, Cali, el eje cafetero etc, no se hace lo mismo?

Se daría oportunidad de que los colombianos, de manera especial los niños de diversas regiones disfrutaran también del deporte más popular del mundo. Es que la selección nos pertenece a todos los colombianos.ht

Contenido Relacionado