Langostas

Mejor mejora mejoral

El haber soportado durante tres meses el cierre de la vía, padecer durante cuatro la pandemia y ahora sufrir por unas langostas, no sería justo para esta porción olvidada de la patria. Un impactante brote de langostas, que la misma Agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) define como “extremadamente alarmante”.  

Los enjambres que penetraron en Kenia, Somalia y Etiopía en enero de este año desde la Península Arábiga, saltaron sobre el Mar Rojo y el Golfo de Adén y hoy sabemos que esta epidemia migratoria, la más destructiva del mundo, hoy se halla desplazándose por varias provincias argentinas con el albur de entrar a Brasil. 

 No constituye un riesgo para la salud humana ni animal, pero puede impactar en la actividad agrícola de forma directa y en la actividad ganadera en forma indirecta. Su capacidad de avance es de 150 kms. diarios y una nube de estos ortópteros puede consumir la misma cantidad de alimentos que 35.000 personas.  

He estado consultando con varios profesionales y con el director regional del ICA como para buscar una declaración de emergencia para mitigar el impacto, pero con tranquilidad me han manifestado que la variedad “Schistocerca cancellata” no atravesará la barrera biológica del Amazonas y que la “Rhammatocerus schistocercoides”, que es la nuestra, está debidamente controlada. Personalmente viví una oleada de estos saltamontes en el año de 1956 en San Pedro de Arimena y conociendo el temor que infunden, me atreví a auscultar la advertencia. 

Contenido Relacionado