Meta, cuna del sindicalismo alternativo

¿Quién protesta por los niños?

Expresando su rechazo a los bloqueos, y llegando inclusive a la tutela para reclamar si fuese necesaria la utilización de la Fuerza Pública en el levantamiento de estos en las vías de Puerto Gaitán, Meta, se pronunció y actuó la Unión de Trabajadores de la Industria Petrolera y Energética de Colombia – Utipec – . Esta organización, cuya importancia y trascendencia es evidente, no hace parte del Comité
de Paro, agremia a 18000 trabajadores, y es signataria de las convenciones colectivas con Ecopetrol y Frontera Energy. Ha tenido en 10 años afiliados en cerca de 200 empresas contratistas.


Los bloqueos afectaban gravemente las vías hacia los campos petroleros de Rubiales, Quifa y CP6, pero fueron levantados después de 11 días de diálogos, cuya última reunión se llevó a cabo con la presencia del alcalde de Puerto Gaitán y el gobernador, bajo la filosofía de lo que el Presidente de Utipec, Alejandro Ospina ha llamado el “sindicalismo alternativo“.


La idea de concebir un sindicalismo como el que practica Utipec, parte de la ruptura de la concepción tradicional de crear un conflicto con la contraparte, al confrontarla como si fuera un enemigo al que hay que vencer llegando hasta los límites de los mecanismos que brinda la ley y los acuerdos internacionales, y a veces hasta sobrepasarlos, si fuera del caso. Se trata, dice Ospina, de plantear un nuevo paradigma en la relación laboral, que se elabore, no como un enfrentamiento o la génesis de un conflicto, sino como una cooperación recíproca, enmarcada en una paz laboral alcanzada mediante el diálogo. Así, afirman haber mantenido durante 10 años, unas condiciones laborales dignas y competitivas en el mercado, sin arriesgar la viabilidad de las empresas. Y envían mensaje al Comité del Paro “ No podemos caer en el mismo error de tratar de defender nuestros derechos violando los de los otros. Para eso existe el derecho”.

“Uno de los principios de nuestra organización es que creemos que la fuerza de las razones y del bien común se imponga a la fuerza de las acciones, y eso aplica en todas las direcciones. Obviamente entre los accionados están las autoridades, que tienen que garantizar eso.”

Contenido Relacionado