¿Pa´cuándo?

¿Pa´cuándo?

Mientras la bundes Liga y la Liga Portuguesa ya se iniciaron y en tres días, inician la Liga de España y la Premier Ligue, en Colombia seguimos pensando si hacemos dos torneos en el año, si hacemos uno solo, si hay descenso o no y si utilizamos tres sedes o una sola sede. Los dirigentes del fútbol colombiano sabrán mucho de dinero, de wisky y lujurias, pero muy poco de organización y sobre todo de prioridades.

No han definido el modelo de campeonato, por consiguiente, la cantidad de sedes que necesitan, el número de fechas y creen que presentar un protocolo, es decir, que se tomaran las pruebas, la distancia y el número de tapabocas, que los jugadores no van a utilizar, porque así no se puede entrenar.

Cuando yo quiero realizar un proyecto, tengo que hacer un estudio de los pro y los contras, de los costos y necesidades y las metas o resultados que pretendo, eso señores dirigentes es primer semestre de administración o último grado de bachillerato.

La liga alemana realizó 16 mil pruebas de Covid-19 para entrar en competencia, pero hace dos meses, venía planificando toda la infraestructura con mira a terminar su Liga, donde faltan 6 fechas.

 Aquí en Colombia llevábamos 12 y faltan 20 y ni siquiera sabemos, qué campeonato vamos a jugar. Caso aparte el del Torneo de la B, que ya lo quieren mandar a la basura, porque en el cuarto de san alejo está hace rato, a la Dimayor la B no le interesa, ni a las grandes cadenas, ni medios informativos, tan cierto es que en televisión solamente Win pasa los goles y habla de algunos partidos y eso tiene una explicación, la B no produce los millones que produce la A y estos mercaderes, perdón, dirigentes de los equipos solamente se mueven por el dinero, entonces les parece muy normal decir que no haya descenso y que el Torneo se juegue por la gaseosa, porque lógicamente no habrá ascenso.

Definitivamente los dirigentes el fútbol colombiano que creían que eran los reyes y que quitaban y ponían, encontraron no solo el COVID-19 para que aterricen sino un ministro del Deporte y otro de Salud, que, con responsabilidad y criterio, les dijeron que ellos son parte de la sociedad, no reyes de esa sociedad.

Contenido Relacionado