Pañitos de agua tibia

Los primeros meses

Para nadie es un secreto que la situación que enfrenta el departamento del Meta es bastante preocupante por cuenta del incremento en los contagios, ya que hasta ahora ocupamos el primer lugar en casos positivos, haciendo un balance por número de habitantes.

El foco principal no deja de ser la Cárcel de Villavicencio, con más del 92% del total de pacientes covid. Tampoco es un secreto que el desempeño de la Alcaldía de Villavicencio y la Gobernación del Meta, ha sido bastante importante por su gestión y la forma en que han tratado de solucionar. Sin embargo, desde el gobierno nacional no se puede decir lo mismo.

La situación de la Cárcel preocupa, es uno de los puntos más relevantes en las emisiones noticiosas de los grandes medios nacionales, es parte del tema de discusión en algunas de las transmisiones del presidente Duque, por lo que los llaneros esperaban acciones contundentes y en un momento de gran preocupación, llegó la visita del ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz, lo cual dio una nueva luz de esperanza.

Sin embargo, luego de analizar los dos días de visita, su paso por los centros hospitalarios, pero no por el centro principal y foco de contagio, solo queda decir, que, como resultado, no hubo más que discursos de trabajos futuros, sin precisión sobre acciones a tomar. “Vamos a revisar”, “Vamos a trabajar en conjunto con los gobiernos locales”, “¡Qué buen trabajo el del alcalde y el gobernador!”… Placebos discursivos, en una época donde se necesitan acciones inmediatas y contundentes.

Venir a Villavicencio, hacer un despliegue como el que se hizo para su visita al Hospital Departamental, donde se encuentran las zonas de extensión, la cual duró poco más de 15 minutos, e incluir esto en el discurso presidencial, asegurando que se está trabajando por solucionar la situación, no es más que utilizar pañitos de agua tibia y aparentar, mientras aquí, la cosa se pone cada vez peor

Contenido Relacionado