Pilas Alcalde con proceso de Primavera Urbana

Pilas Alcalde con proceso de Primavera Urbana

Las denuncias públicas presentadas por abogados de los acreedores de Primavera Urbana, uno de los centros comerciales más importantes de la ciudad, merecen especial atención y cuidado por parte del Alcalde Felipe Harman. Pero no solo de él, sino también de la Procuraduría y la Contraloría.

En efecto, dentro del proceso de reorganización o trámite de insolvencia del Centro Comercial, se han denunciado serias irregularidades que involucran al municipio de Villavicencio, al que se le adeuda además $1.392 millones de pesos.

Desde el 11 de julio de 2017, y se supone vigilada por la Superintendencia de Sociedades, se dio inicio al proceso en cuestión para determinar una forma de pago a los acreedores.

Para la votación del 19 de noviembre de 2019, el alcalde de entonces, Wilmar Barbosa, se ausentó de la ciudad desde el día anterior, delegando sus funciones en su secretario privado Jacobo Matus, sin advertir que este tenía intereses personales con Primavera Urbana, puesto que había firmado una promesa de compraventa de unas oficinas particulares en el Centro Comercial. Sin reparar en su claro y evidente conflicto de intereses, y desde luego a la frontal vulneración a los principios éticos y morales a los que debe honrar todo funcionario público, Matus, según estas y otras acusaciones publicadas por Llano7días, votó a favor del proceso, no solo como alcalde encargado, sino que repitió su voto como persona natural. Qué horror de quien fuera también gerente del acueducto municipal.

Y no es tarea exclusiva del alcalde Harman, atender la solicitud de los acreedores y el papel desempeñado en el asunto por la Alcaldía de la ciudad, sino la investigación y vigilancia de los organismos de control cuando está en peligro el erario y la transparencia de cualquier funcionario. La lucha por el rescate de los valores y principios debe ser un imperativo ejercido no solo por ellos sino por toda la sociedad.

Contenido Relacionado