¿Por qué los empresarios aparecen como los villanos de la cuarentena?

La gran culpa de los medios de comunicación en el Meta

Dos ejemplos ciertos que tengo en caliente: un hotel histórico de Villavicencio en el Centro y un almacén de venta de repuestos en el barrio Porvenir. Los ingresos del hotel dependen de los huéspedes en un 80% y de los eventos en un 20% y el de los autopartes depende en unos 80% de la venta de partes y en unos 20% en la instalación de estas partes. En ambos casos las ventas cayeron a 0 de un día para otro con la cuarentena y los toques de queda y entre los 2 suman 32 empleados legales.

Sus costos fijos, arriendos y servicios, suman 37 millones mensuales y sus nóminas más lo de ley suman otros 51 millones para un total de 88 millones de pesos mensuales. El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, en una declaración muy cínica dijo: “lo que me sorprendió, fue la de 1645 empleadores que están buscando autorización para la suspensión temporal de actividades hasta por 120 días si no iban ni 30 días de cuarentena en este entonces”.

Yo humildemente le diría al señor ministro que si tiene tan claro cómo sostener empleados con cero producciones, pues que monte rapidito 5 empresas para ayudar al país y los mantenga él.

 Estas empresas agotaron todos sus ahorros en la primera quincena de la cuarentena y ¿después qué? El ministro dijo: “hemos hablado con los bancos para que les faciliten créditos con bajo interés”.

Yo le sugeriría al ministro que se disfrace, aunque sea una vez en su vida, de microempresario y que vaya a un banco, a cualquiera, para solicitar este crédito: el banco le diría, sin sonrojarse, que no es apto para un crédito porque su empresa está quebrada; y si por un milagro obtuviera este crédito ¿Cuántas quincenas alcanzaría a pagar con eso? ¿Y por cuántas décadas quedaría empeñado con este banco? Cuando los trabajadores leen estas declaraciones alegres, vacías y estúpidas de estos personajes piensan que los empresarios son los villanos de la cuarentena.

Contenido Relacionado