¿Por qué tanto interés en conectarse al Pacífico?

¿Por qué tanto interés en conectarse al Pacífico?

Por: Henry Ramírez Soler

Los habitantes de los Llanos Orientales llevan décadas sufriendo los impactos de la construcción de la vía Villavicencio – Bogotá, la más costosa en construcción y en peajes por kilómetros en Colombia. Una obra de costos inimaginables, de la que no se han podido medir los incalculables impactos ambientes que esta intervención de la supuesta moderna ingeniería ha generado en el ecosistema del piedemonte llanero.

Hace unos pocos días la Gobernación del Meta anunció la firma de un convenio interadministrativo entre la Gobernación del Meta y el Instituto Nacional de Vías (Invías), para la pavimentación de la vía entre el municipio de Uribe y el río Papaneme en límites con el Huila.  Sin lugar a dudas una obra necesaria para los habitantes de esta región. Este convenio evidencia el profundo interés que tiene el gobernador Juan Guillermo Zuluaga en su propósito de conectar al departamento con el Pacífico colombiano.

El año pasado ProPacífico, junto a la Cámara Colombiana de la Infraestructura y la vicepresidencia de la República, presentó el estudio de impacto socioeconómico de la conexión Pacífico – Orinoquia (CPO), un proyecto que conectará trasversalmente a Colombia desde Buenaventura hasta Puerto Carreño.

Los habitantes de esta región necesitan de vías para mejorar sus condiciones de vida, pero la pregunta que nos surge es si realmente esa interconexión multimodal es verdaderamente para los habitantes históricos de estas regiones o no será más bien para beneficiar a quienes se han apoderado de tierras en el Meta, Vichada, Casanare y han convertido este territorio biodiverso en grandes zonas de monocultivo de Palma o ganadería extensiva. 

Por su puesto que deseamos el desarrollo, pero un desarrollo inclusivo, para todos y todas.  Un desarrollo que tenga en cuenta la inmensa riqueza biodiversa que se encuentra en las montañas de la cordillera Oriental entre el Meta y el Huila.

No quiero pensar que el verdadero interés de la operación Artemisa que dice ser para proteger el medio ambiente, sea una operación militar para seguir expulsando los y las campesinas, así como la violencia generalizada en Buenaventura para abrir paso a los intereses de un proyecto que solo buscaría beneficiar a los grandes empresarios como Sarmiento Angulo que tienen acaparadas tierras en la Orinoquia como lo afirma el Senador Wilson Arias.

Contenido Relacionado