Propuesta exportadora para la Gobernación del Meta

¿Qué le conviene al Llano? ¿Que gane como presidente Trump o Biden?

En el mercado SakaMai, en Nueva York, una libra de carne A5 Miyazaki Wagyu de Japón vale 100 dólares (350.000 pesos) – una sola libra – y ni hablar del precio de la libra de res de Kobe y en Chelsea Market la libra de Angus argentino o Brangus brasileño está a 35 dólares – 130.000 pesos colombianos la libra – y la gente hace cola para comprarlo y así sucede en todas las grandes ciudades de Estados Unidos y del mundo: es un excelente negocio. Hace unas semanas escuché con mucha alegría que Friogan había firmado un contrato para exportar carne llanera a Beirut, Líbano. En comercio exterior mirar y copiar lo positivo que hacen los demás países no es ningún pecado, entonces unas recomendaciones sobre cómo hacen Argentina, Brasil e inclusive Japón a la Gobernación del Meta no sobran.

Para exportar una libra de carne a Estados Unidos con Tratado de Libre Comercio o no hay que pasar por un proceso jurídico, comercial y fitosanitario largo. Hay que contratar a un “pool” de abogados norteamericanos expertos en estas lides que te cobran millones de dólares sin contar con los gastos subyacentes de viajes, depósitos fijos, laboratorios, cartas de créditos etc… que hacen que a un particular le resulta muy complicado lidiar con todo eso. ¿Cómo hacen la Cámara Argentina De Comercio y Servicios y las Câmaras Brasileiras do Comércio? Llaman a las puertas de sus gobernaciones, piden ayuda y lo obtienen.

A la Gobernación del Meta le resultaría mucha más económico incluir dentro de su presupuesto un rublo en “Ayuda Al Exportador”: invitar a los ganaderos a participar (lo harían entusiasmados), hacer el trámite fitosanitario oficialmente y cobrar por el permiso de exportación a través de la Gobernación. Es un negocio gana-gana. Ganan los ganaderos, gana el departamento y ganan los llaneros. No creo que la carne argentina es mejor que la criolla, ni creo que la carne madurada brasilera tenga mejor sabor que la carne metense y ni tampoco creo que la japonesa sea más jugosa que la llanera, sin embargo, ellos tienen algo que nosotros no: apoyos institucionales: que conlleva a que los comensales de los restaurantes de París, Londres o Nueva York saben de ellos y piden más. En cualquier supermercado serio de Villavicencio va a encontrar cortes argentinas, brasileñas y uruguayas… es decir importamos carne de ellos. Pero vaya a Argentina, Brasil, Uruguay o Japón y mire a ver si encuentra una libra de carne llanera. Algo no cuadra.  Si supieran que nosotros no somos solo coca y café….

Contenido Relacionado