Reivindicación

Reivindicación

Para un nuevo año, nuevos retos.  Enterrar el pasado no es desconocerlo solamente es seguir adelante y en el deporte revanchas son cada día.

Después de duros días de críticas, infamias, señalamientos y descalificaciones del mundo para los metenses por el tema de Llaneros-Unión la victoria y el reconocimiento regresaron con el Deportivo Meta que hace 48 horas logró el título nacional del fútbol sala, la Liga Betplay que reconoce la Federación Colombiana de fútbol y la FIFA.  Un equipo que sumó la experiencia de Bustos, Baquero y Duque con la juventud de Asprilla, Rivera y otros que entendieron el mensaje de que lo que hay es talento y “huevos” eso que le faltó a algunos jugadores de Llaneros F.C.

Lo dicho está, lo importante es que el Deportivo Meta tenga un apoyo institucional y económico para preparar un equipo que vaya a buscar la Copa Libertadores de América en este deporte y al fin ganemos algo internacional.  Arley Londoño como técnico y Hugo López como sacrosanto detrás de bambalinas, cambiaron una derrota por un triunfo contundente a base de fuerza, de fe, de amor por la camiseta y de pundonor porque los llaneros estamos acostumbrados a luchar para ganar y nada nos regalan porque nada nos tienen que regalar.  Ejemplo para otros que deben entender ese pedacito de lo que significa un triunfo.

Señor Gobernador, señor director de Idermeta, desde este pequeño espacio les pido un apoyo real contable e institucional para que el Deportivo Meta no sea el patito feo de la Liga profesional de fútbol sala, sino que sea un equipo que exporte jugadores y que nos represente en toda nuestra grandeza.

Seguramente los créditos son muchos, pero quiero reconocerle a Nayibe, Juan Manuel, “el gordito” Rojas, las esposas y familiares de los jugadores y a muchos otros que en silencio apoyaron,  creyeron y con todos los sacrificios llegaron a Cali y en las tribunas del Coliseo, el Meta no estaba solo.  A Camilo Rozo que ojalá gestione lo que le corresponde como Liga para que se anote otro triunfo en su gestión.

No voy a llover sobre mojado, de Llaneros ya se dijo todo y legalmente queda absuelto, más allá de las aspiraciones económicas y medio bandidas de unos vivos que se quieren llenar los bolsillos con argumentos pobres y sin pruebas.  Pero le exigimos a Llaneros un mea culpa de lo moral, unas excusas debidas por las dudas que se hayan generado y un compromiso de ganar la categoría este año sin más disculpas y le exigimos al técnico Walter Aristizábal que sea cristalino, que abra el equipo a los medios y a los hinchas que no crea que es su finca, porque esa finca sin agua no sirve de nada.

Deportivo Meta, gracias, muchas gracias porque ya los medios hablan de su título y no de la vergüenza que pasamos y porque estamos seguros con los jugadores que tienen, soñar con la copa Libertadores que no es una utopía, es un sueño realizable, es un compromiso de llaneridad y es un amor por la tierra que tanto amamos.  ¡Que viva el Meta pariente!.

Contenido Relacionado