Salud mental

Y terminamos

Me preocupó mucho saber que no solamente las UCI del país están saturadas, sino las clínicas de reposo no dan abasto porque esta maldita pandemia acabó con la tranquilidad y el buen vivir de muchas personas, desempleo, falta de dinero, millones de personas con una o dos comidas y en este contexto es cuando creo firmemente que los gobernantes deberían impulsar mucho más el deporte, la recreación, la lúdica, para que nuestra población pueda por lo menos descontaminarse.

Todo esto lo digo porque me parte el corazón ver cómo los deportistas se van perdiendo, los muchachos se van entregando a las pandillas, a las drogas y ante la crisis económica, robar termina siendo una opción, por eso no me cabe en la cabeza que temas burocráticos, contiendas políticas y juegos de intereses dejen a más de dos mil deportistas, muchos de ellos de nivel selección Colombia, “tirados” porque ahora todo es culpa de la pandemia pero al estado le falta reinventarse, vivir con esta realidad y trabajar en la misma. Pasar por el Idermeta y encontrar a los técnicos con caras largas tomando tinto, si es que les alcanza para el tinto, con la incertidumbre de lo que suceda en sus hogares, con sus familias, con su manutención, de verdad que duele. Pero ver a los deportistas sin entrenar, desilusionados, decepcionados, porqu que su esfuerzo no se valora y ellos no entienden de papeles, de proyectos de ordenanza y no sé de cuantas cosas más que deben pasar para que el Idermeta tenga recursos y la salud mental esté por encima de cualquier consideración.

Pero si por allá llueve, por el Imder no escampa, al cierre de esta columna se habían contratado algunos monitores y los eventos que se debieron realizar en el aniversario de Villavicencio pasaron en blanco pero si hubo 500 millones para un concierto musical, que en las redes fue muy poco visto. Hoy siento más que nunca, que se ara en el desierto, que en campañas todos son amigos, que es muy fácil prometer y no cumplir y que el deporte está hoy más que nunca en abandono y las instituciones creen que haciendo rumbas y ejercicios en las redes se cumplen los programas de gobierno.

“Mente sana en cuerpo sano”. Eso significa que la parte mental es fundamental y que, si no hay entrenamiento físico, acompañamiento y ante una situación tan difícil como la que vivimos, no hay deporte, no hay ejercicios, no hay eventos y no habrá mente sana y menos cuerpo sano. Llaneros F.C. reunió más de 300 deportistas para escoger 10 y en 5 días vimos más deporte, más ejercicio que Idermeta e Imder en 4 meses. ¿Será posible que en pandemia nos reinventemos?

Contenido Relacionado