¿Será que ahora sí?

El Cairo

Siempre impongo positivismo a las medidas que se adoptan en beneficio del país y sobre todo, en aquellas que tratan de redimir el malestar ciudadano.

Ante tanta falta de credibilidad por la gran desconfianza existente sobre todas las acciones del Estado y obvio, en sus dirigentes; hoy recibo con cierta complacencia la presentación que se hizo del proyecto, por medio del cual se adoptan medidas en materia de transparencia, prevención y lucha contra la corrupción. Es otra apuesta del gobierno de Duque para castigar a los responsables de este delito que a diario y de todas las formas conocemos.

Su contenido fue elaborado por la Comisión Nacional de Moralización y que contó con la compañía de 25 entidades del Estado. Dicho proyecto establece medidas de protección para los que denuncian; otras, fortalecen la responsabilidad a las personas jurídicas por actos de corrupción; también, propone la posibilidad de extinción de dominio y además, expone una pedagogía para promover la transparencia, así como también, la lucha contra ese cáncer que mantiene en vilo a toda la población y que se llama corrupción. En el pasado, un proyecto como éste no avanzó, dadas las mezquindades de varios legisladores que por vanidad prefieren hundir una ley, antes que permitir que sea aprobada por muchas firmas. Se pretende darle jaque mate a tanto corrupto. Amanecerá y veremos.

La desconfianza es la causa principal de nuestros fracasos. Confiar y apoyarse en la fortaleza, ya es ser fuerte.

Contenido Relacionado