Solidaridad

La medalla de  la dignidad

Después de ver el hermoso programa “Colombia cuida a Colombia” donde mostramos el talento, el amor de patria, lo que nos une y nos identifica, creo yo, que como dijo un alemán que se vino a vivir a Colombia, “los colombianos son muy buenos”, la palabra identificable es solidaridad. Varios futbolistas y entre ellos, Martín García, Enrique Braidy, John Ramírez, Nelson Gómez, Lincoln Mosquera, entre otros.

El próximo 16 de mayo realizarán una “Futbolton” para conseguir recursos que apacigüen la necesidad de los técnicos que viven horas difíciles. Idermeta, así no nos hable el director, viene realizando tardes de aeróbicos y de manera inteligente recoge mercados en esos conjuntos cerrados para llevarle a los deportistas y a los técnicos.

Exárbitros como Ervin Otero, Alexánder Garzón, buscan recursos para niños de los barrios marginados y para el cuerpo arbitral, que al no haber torneos y muchos quedándose sin trabajo, viven momentos difíciles. Muchos amigos nuestros y empresarios, han escuchado el clamor de una ayuda y quiero agradecerlo: Rocío, Villota, Jorge, Eddy, Luz América, Martha, Alfredo, Juan Pablo, el Médico, Cata, Adriana, (si me pasan algunos, mil disculpas). Aquí es cuando tenemos que conocer la casta, de qué estamos hechos, y pensar que en cualquier momento que Dios nos llame al cajón, si es que te dan cajón, no te van a echar nada. Por eso molesta que los directivos del fútbol colombiano, reciban dinero del exterior, en dólares y en equipos que no superan la nomina en 40 millones de pesos mensuales, no aparezcan los sueldos y se quiera reiniciar el fútbol a como de lugar, porque sus arcas, mal manejadas, ya están en las últimas. ¿y los millones de dólares de los que habla la Conmebol y la Federación, donde están? eso se llama insolidaridad.

Yo no sé si esto, sea más largo o más corto de lo que pensamos, yo no se si los bancos entiendan la necesidad de prestar en condiciones diferentes y ser solidarios, yo no se si el Estado pueda resistir tantos gastos, yo no se hasta donde podamos llegar creyendo que tendremos que vivir con el COVID-19, pero lo que si se, es que solamente mirándonos como iguales y desprendiéndonos para ayudar encontraremos el verdadero sentido de nuestras vidas. “amaos los unos a los otros”. Esto lo dijo el señor hace más de dos mil años y parece que todavía no lo entendemos.

Contenido Relacionado