Un colombiano preside la 21 sesión del Foro Permanente de Pueblos Indígenas de la ONU

El perdón social un asunto que levanta rochas (1)

Por: Henry Ramírez Soler 

Esta semana concluye la Sesión del Foro Permanente de Pueblos Indígenas, que se realizó en New York del 25 de abril a seis de mayo. El tema abordado fue:  “Pueblos indígenas, empresas, autonomía y los principios de derechos humanos asociados a la diligencia debida, incluido el consentimiento libre, previo e Informado”.  Ese órgano, establecido en el año 2000, es el principal encargado dentro de la ONU de proteger los derechos de los pueblos indígenas en distintos ámbitos.

 A este foro asistieron delegados de pueblos indígenas colombianos de la  comunidad Pijao de Oro CRIT Consejo Regional  indígena del Tolima, la Organización de Autoridades Indígenas del Amazonas, el Proceso  Fuerza de Mujeres  Wayuu, del Tolima.  El pueblo Arhuacos,  el Proceso Autoridades Indígenas Bakatá, en cabeza de sus 15 autoridades Indígenas Cabildo Indígena Monifue Uruk+ del pueblo Uitoto, Comunidad Muisca Güe Gata Thizhinzuga, pueblo Zenú, Proceso Organizativo  Wayuu Bakata, pueblo Koreguaje, Proceso La Tulpa Yanacona Bogotá, Bogotate nasa Sat We’sx, pueblo Kubeo, Pueblo Chamí, Cabildo Katio, Embera Dobida, Pijao Mohán, pueblo Pasto Cumbaltar , Sia Pidara y el pueblo Koconuco.

Darío Mejía, fue elegido como presidente de esta sesión para presidir el foro por un periodo de un año. Darío pertenece a los pueblos indígenas Zenú de San Andrés de Sotavento. Es politólogo de la Universidad Nacional de Colombia, con maestría en gestión del desarrollo de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe de Nicaragua. Se desempeñó como Consejero de Educación de la ONIC. En 2014 participó en el procedimiento de  Fast Track  “vía rápida”, en el marco de la implementación del Acuerdo Final de Paz.

En conferencia de prensa, Mejía destacó entre otras cuestiones la importancia de mantener el compromiso en la lucha contra el cambio climático en un momento en el que se habla mucho de “seguridad energética”. Se refirió también a las “situaciones muy críticas de violencia” que pueblos indígenas de todo el mundo están sufriendo actualmente y alertó en concreto sobre los problemas que se están viendo en Colombia, donde decenas de representantes indígenas y defensores de los derechos humanos han sido asesinados.

Un gran reto para este colombiano, en una instancia que juega un papel relevante en las discusiones geopolíticas el mundo.

Contenido Relacionado