Un sueño

Un sueño

Aquellas frases célebres dicen que soñar es parte de vivir y quien no sueña no tiene objetivos.  Cumplir los sueños es parte de la vida.

Llaneros revivió como el ave fénix de sus cenizas. Estaba eliminado faltando 5 fechas para los cuadrangulares y apareció el “mago” Yerson González y de su cubilete sacó la “esencia” y logró clasificar al equipo contra todo pronóstico.  Pero ahí no paró su acto de ensueño, el martes anterior llegó con todo su combo a Cartagena, ganó 4-0 y se convirtió, paradójicamente, en un técnico heroico ante un equipo heroico.

Sus actos mágicos nos pusieron a soñar y el próximo martes enfrentaremos a Chicó con una gran ventaja que sólo será efectiva si se ganan los puntos de local que no es una tarea fácil, pero es un sueño alcanzable.

Las técnicas del fútbol que son tan discutidas porque cada cual tiene un convencimiento y la frase manida de que todos tenemos un técnico en el corazón es más cierta que nunca.  Con el mismo equipo, con los mismos jugadores Yerson González logró cambiar la dinámica, potencializó a sus dirigidos, le dio fe y confianza a la cantera, como es su estilo y la curva ascendente lo cogió en las semifinales para volver a soñar, para volver a creer en un equipo que como los buenos caballos de carreras de atrás pa´lante se está convirtiendo en candidato, candidato de los buenos en una época de muy malos.

En el fútbol cuando todos empujan el carro para el mismo lado y los dioses del gol y las oportunidades te acompañan, los astros se empiezan a alinear y lo imposible se vuelve posible, lo inalcanzable se vuelve alcanzable y el pobrecito termina siendo el grandecito.

Llaneros es un equipo con una interesante mezcla de experiencia y juventud, con jugadores que ya estaban de salida y el fútbol les permitió esa segunda oportunidad que están aprovechando al máximo, de jugadores jóvenes que saben que como todo en la vida el carro de la victoria pasa una vez y difícilmente vuelve a pasar, ese coctel mezclado en el cubilete de González empieza a crear ese sueño de ascender que es el único premio que da el Torneo BetPlay del fútbol colombiano.

Pero a ese coctel le faltan dos ingredientes: un Alcalde y su equipo poniendo su parte, que no es plata, es acompañamiento institucional y de fe y confianza en el onceno de los “villavicenses” como lo registró la televisión.  Y la cereza es la hinchada que está esperando volver a creer, soñar, disfrutar de su pasión y su alegría y entendiendo las obras del estadio se debe crear un operativo para que así sea un número reducido de aficionados, puedan volver al estadio.

Los sueños son sueños, pero hacerlo realidad es la mayor satisfacción.  Llaneros tiene 6 puntos de local para hacer realidad este sueño.

Contenido Relacionado