Y ¿del fútbol qué?

¿Pa´cuándo?

En esta guerra intestina en que vive el fútbol colombiano me referiré a los hechos que hayan pasado hasta el domingo porque con estos “genios” cualquier cosa puede pasar. El motivo de la división era la salida de Jorge Enrique Vélez de la presidencia de la Dimayor. Mentira. El origen y el final es el dinero y los millones de dólares en que varios presidentes soñaron y nunca se dieron.  

Ahora el nuevo Covid fútbol se llama nueva Liga, algo que no se puede entender, si no han sido capaces de en 3 meses definir un campeonato, si va al ascenso, si va el torneo femenino, usted se imagina a estos directivos montando una nueva Liga. La soberbia los convirtió en reyezuelos sin trono, creyendo que el tener el poder de un equipo de fútbol los hacía infalibles y como la dirigencia oficial, léase Federación, está terriblemente cuestionada, se sintieron más caciques que nunca y se les olvidó que faltan los indios.  

Los jugadores de fútbol son la materia prima de esta carpa y el fútbol como tal es el espectáculo que consumen los aficionados, al hincha del común le importa un carajo quién es el directivo, lo que le importa es que el balón ruede y a este paso difícilmente rodará. En la parroquia no es diferente la situación; a Llaneros lo venden y lo compran todos los días, pero los actuales dueños no saben como reunir 26 jugadores que están por todo el país y que ni siquiera saben cuándo volverán, ni en qué condiciones lo harán.  

Sería bueno que como dijo mi amigo Alfonso Sierra, dejemos de ver el fútbol de manera pueblerina, poco ortodoxa, con un sentido más de destrucción que de construcción, en una región que sigue siendo caníbal, donde no nos unimos para nada y donde el canibalismo es el deporte favorito de nosotros los llaneros, en todos los estamentos, los folcloristas, los artistas, la Cámara de Comercio, Gobernador y Alcalde, representantes a la Cámara y Senadores, todo producto de una falta de identidad y de objetivos comunes, aquí no es ¿qué vamos a hacer?, sino ¿quién lo va a hacer? Volviendo a la dirigencia nacional creo que la solución la tiene Vélez y es renunciar para que los clubes escojan un presidente que los represente, que los una y que le interese más la pelota que el dinero, porque la ecuación es muy fácil, jugador más pelota igual equipo, igual fútbol, igual dinero 

Contenido Relacionado