Sergio Guevara
Periodista

La segunda entrega del amigable vecino arácnido del UCM trae sorpresas que emocionarán a todos los fanáticos del joven lanza telarañas.

Para quienes esperan una película que concluya (como se dijo en algún momento) la fase tres del Universo Cinematrográfico de Marvel (UCM), no podrán tener esa sensación plenamente, sin embargo, será mucho más grande la sensación de pensar en que es el inicio de grandes sorpresas que tienen los creadores de la casa Marvel.

Con grandes expectativas se ve a las personas entrar a las salas de cine, y no es para menos, el amigable vecino, el Hombre Araña, está de vuelta con su segunda entrega en solitario, presentando a uno de sus más grandes villanos, como lo es el genio del engaño, Misterio. Pero hay algo que estos dos personajes ayudan a dejar perfectamente claro y es que no todo es como parece.

Una de las grandes esperanzas que los fanáticos mantenían era la exploración del multiverso, de las distintas realidades que han sido importantes en muchas de las historias de los cómics de Spiderman. Sin embargo, y aunque se ilusionó al público con esto desde los adelantos, el golpe más fuerte para los espectadores, fue darse cuenta que todo haría parte del engaño de Misterio.
El villano logró causar estragos en Europa, mientras Peter Parker seguía teniendo una lucha interna por convertirse en el nuevo líder de los vengadores, aceptando el legado que Tony Stark (Ironman) le dejó después de su lamentable muerte en los hechos ocurridos contra el Titán Loco, Thanos, en la cinta Avengers End Game.

Finalmente, el arácnido salió victorioso de su lucha contra Misterios, sin embargo, Quentin Beck (Misterio) se las arregló para que en una de las escenas postcréditos Spiderman quedara como el villano, e incluso revelando su identidad en medios de comunicación, por parte del mayor enemigo que ha tenido Spiderman J.J. Jameson.

Lo último