Manolo Torres

Periodista

 

El Dane reveló un aumento de población en estas comunidades. En el Meta también han vivido difíciles situaciones

Las más recientes cifras entregadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), revelaron que las comunidades indígenas han presentado un aumento en su población entre los años 2005 y 2018. Según Juan Daniel Oviedo, director de la entidad, el porcentaje de crecimiento está en el 36,8 por ciento.

Para el año 2005, el Censo había arrojado que la población indígena equivalía a un 3,4 por ciento de toda la ciudadanía en Colombia. Actualmente se indica que hay un total de 4,4 por ciento, lo cual evidencia un aumento del 1 por ciento. En ese mismo año se había identificado un total de 93 pueblos nativos, actualmente se ha revelado que existen 115 pueblos en todo el país.

Según el Dane, estos 22 pueblos adicionales vendrían siendo parte de nuevos grupos étnicos que habitan en zonas fronterizas. Así mismo, el estudio señaló que la población indígena más joven está ubicada en los departamentos de Chocó, Magdalena, Arauca, Vaupés, Vichada y Guainía, lo que quiere decir que una buena parte se ubica en la región de la Orinoquía. Por otra parte, la población más anciana se encuentra en la zona andina, en departamentos como Cundinamarca, Caldas, Santander, Tolima y Nariño.

Ante este significativo crecimiento, el director del Dane explicó que esta situación podría deberse a tres factores. El primero es un aumento en la tasa de natalidad de las poblaciones indígenas, el segundo es la cobertura de atención más amplia en zonas donde predominan las culturas indígenas y la tercera es la inclusión y participación que han venido teniendo los aborígenes dentro de sus comunidades.

Otro dato importante que entregó el censo del Dane es el de los pueblos indígenas que más predominan en el país. En el informe se específica que las cuatro comunidades con mayor concentración de población en el país son la Wayuu, Zenú, Nasa y Pastos. En el departamento del Meta existe un total de 20.528 personas que se reconocen como indígenas.

Los Nukak, los Jiw y los Sikuani son algunas de las tribus que viven en el territorio. Puerto Gaitán es uno de los lugares en donde existe mayor concentración de esta población, ya que el 50 por ciento de los ciudadanos son indígenas.

La situación que han atravesado estos pueblos en algunas zonas como Mapiripán o Puerto Concordia revela que los indígenas aún tienen muchos problemas por ser atendidos. En este último municipio existió un problema de mendicidad y consumo de alucinógenos entre los miembros de la comunidad Jiw.

Según el alcalde Luis Roberto Gonzáles Sánchez, en Puerto Concordia la comunidad Jiw estaba instalada en un estado de precariedad dentro de las instalaciones del antiguo hospital del municipio. Allí residía un aproximado de 60 familias en condiciones de hacinamiento y con problemas de salubridad. Además no contaban con los servicios públicos adecuados y su alimentación también era muy escaza.

Estas comunidades habían llegado desde Mapiripán y su presencia en las calles y otras zonas de Puerto Concordia también estaban generando problemas de convivencia con los ciudadanos mestizos. Se conocieron casos en donde hubo discusiones porque los indígenas sacaban frutos de árboles ubicados dentro de las fincas, para ellos, recolectar es parte de su tradición, pero para el resto de la ciudadanía esto podría ser considerado como robo.

Así mismo, el alcalde indicó que también se evidenciaron problemas de abuso por parte de los mayores hacia las menores de edad. Por fortuna en el año 2017 se logró ubicar a estas poblaciones dentro de un resguardo indígena en donde pudieran convivir sin complicaciones.