Mineducación actualizó las cifras a 2018 y señala que el sistema cayó en 38.000 estudiantes.

Fuente: El TIEMPO
Por segundo año consecutivo las matrículas a instituciones de educación superior (IES) cayeron, según un reciente reporte del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior.

Como lo reveló EL TIEMPO , la tendencia de tener cada año más estudiantes matriculados que se mantenía de manera ininterrumpida desde 2013, se detuvo en el 2017. Ese año se matricularon 487.511 estudiantes, un 7 por ciento menos que en el 2016, cuando fueron 529.534.
Luis Fernando Pérez, Viceministro de Educación Superior, explica que la disminución del 2018 se concentra principalmente en el nivel de formación tecnológica y se explica por una importante reducción del número de estudiantes atendidos por el Sena (36.000 menos).
«Si bien en el 2018 se registró una disminución del número total de matriculados, los datos oficiales reflejan un proceso de desaceleración que ya se venía presentando desde el 2017. Entre el 2012 y el 2016 la matrícula total en educación superior tuvo un crecimiento en las instituciones oficiales, en el Sena y en las instituciones privadas», puntualiza Pérez.

El reporte indica que en el 2018 la matrícula de las instituciones públicas ha seguido creciendo pero a tasas menores, registrando 4.700 matriculas; mientras que en el 2017 ese número se ubicó en más de 10.000.

Mientras tanto, en el caso de las instituciones privadas la tendencia de crecimiento hasta 2016 oscilaba entre 50.000 y 70.000 estudiantes cada año. En el 2017 se presentó un crecimiento menor y una disminución cercana al 0,6 por ciento en el 2018.

«Vale la pena señalar, no obstante, el crecimiento sostenido en los últimos años de la matrícula atendida bajo modalidad virtual, que para el 2018 representa poco más de 200.000 estudiantes», indica el viceministro, agregando que esa cifra da cuenta del interés de los jóvenes por la virtualidad.

Entre tanto, las cifras de admisiones y de estudiantes matriculados en primer curso dan cuenta de la reducción de la demanda de educación superior.

Mientras que en el primer período académico del 2016 se registraban cerca de 570.000 admisiones a programas de pregrado (técnicos, tecnológicos y universitarios), en el 2017 y el 2018 este dato se ubicaba alrededor de 542.000 y 477.000 respectivamente.

De igual manera, mientras que el número de estudiantes en primer curso para el primer período académico del 2016 era de 465.000, en los primeros períodos de 2017 y 2018 fue de 428.000 y 380.000.Las razones de la disminución

El viceministro aduce que el cambio demográfico es una de las principales razones por lo que se presenta la disminución durante los últimos dos años.

«Las proyecciones de población del censo del 2005 mostraban para los últimos años una tendencia decreciente de la población entre 17 y 21 años, y los datos del censo 2018 lo confirmaron. Además del cambio demográfico podrían considerarse factores adicionales como el ciclo económico observado en los años anteriores y las nuevas tendencias en las decisiones de formación de los jóvenes», señala Pérez.

A esas tendencias que se refiere el viceministro tienen que ver con que los jóvenes buscan ofertas de «aprendizaje que impliquen mayor flexibilidad, movilidad y que hagan una lectura acorde con las dinámicas de la sociedad, los estilos de aprendizaje y del mercado laboral y los avances de las tecnologías de información».

«Los cambios demográficos y de tendencias de formación suponen grandes retos para el sistema de educación superior. Es necesario fortalecer las sinergias existentes, trabajar en equipo entre el Gobierno Nacional, los gobiernos territoriales, las instituciones de educación superior y el sector productivo y avanzar hacia una oferta de educación superior pertinente, más atractiva a los jóvenes y que promueva el desarrollo de competencias acordes con las nuevas tendencias económicas, sociales y tecnológicas», concluye el viceministro.