REDACCIÓN SIE7EDIAS
 

Los indígenas de Puerto Gaitán reclaman por el incumplimiento en proyectos de vivienda y fortalecimiento cultural

Las manifestaciones de las comunidades indígenas en la zona rural de Alto Neblinas en Puerto Gaitán tomaron un curso violento en la última semana. Los ciudadanos aseguran que se han presentado enfrentamientos entre los nativos y los uniformados del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), en donde han resultado heridos tanto los manifestantes como los policías. De un lado atacan con piedras y flechas y desde el otro los reciben con gases lacrimógenos y perdigones.

Por su parte, los grupos nativos reclaman por el cumplimiento de los acuerdos planteados en las Mesas de Diálogo con la Gobernación del Meta y también con la Alcaldía Municipal de Puerto Gaitán.

Para conocer más sobre el panorama de esta situación en el Meta, el equipo de Llano7días habló con Luis Niño, líder social de esta región del departamento, quien señaló que son varias las falencias por las cuales los indígenas han decidido manifestarse. Algunos de ellos son el fortalecimiento de la cultura aborigen, el apoyo a los proyectos de emprendimientos realizados por ellos, arreglos en la infraestructura vial de la zona y también por la entrega de viviendas para las comunidades.

Aunque estos proyectos están plasmados dentro de los acuerdos concretados en las Mesas de Diálogo, ha pasado el tiempo y sigue sin dárseles cumplimiento. El caso que más resalta el señor Niño es el de los proyectos de vivienda, el cual quedó parado desde el gobierno pasado. Según lo que narra el ciudadano estas obras iniciaron durante el periodo de mandato de Alan Jara (2012 – 2015) y debían ser finalizadas por la actual dirigente Marcela Amaya García pero muchas casas aún continúan sin ser finalizadas.

La anterior situación ya se había dado a conocer en una reunión en la Asamblea Departamental del Meta, liderada por la Secretaría de Vivienda, en la ciudad de Villavicencio. Allí los funcionarios indicaron que había 10 proyectos de resguardos indígenas que presentaban anomalías, entre ellos había cuatro que pertenecían al municipio de Puerto Gaitán. Las poblaciones que se verían beneficiadas con estos serían la comunidad Awaliba, la comunidad El Tigre, el resguardo de Domo Planas y el del Vencedor Piriri.

Las cuatro obras tuvieron que ser suspendidas varias veces y recibieron recursos adicionales, aun cuando no habían logrado avanzar significativamente con el proceso de construcción.

Por otra parte, la reparación y adecuación de las vías que comunican con Campo Rubiales y con el municipio de Puerto Carreño tampoco se han ejecutado y las comunidades denuncian que llevan así ya cuatro años. Lo preocupante es que el periodo de gobierno de Amaya está próximo acabarse y estos proyectos siguen sin cumplirse.

Por otro lado, la población indígena también se manifiesta ante la falta de recursos para sus eventos culturales y deportivos, en donde buscan que los diferentes resguardos indígenas convivan y socialicen entre sí, para que de esta forma sigan cultivando las tradiciones, conocimientos y costumbres que tienen estas comunidades ancestrales.

La minga indígena lleva presentándose todo el año en el departamento del Meta y aún no recibe la atención necesaria por parte de los mandatarios de turno. Aunque por el momento la situación en Alto Neblinas se normalizó y los indígenas desbloquearon la vía, estos siguen esperando una respuesta efectiva y clara por parte del Estado, de lo contrario aseguran que volverán a iniciar las manifestaciones y taparán de nuevo la entrada a esta zona de la región metense.