Redacción 

Llano 7 días 

 

Los jugadores asociados a Acolfutpro protestaron contra la Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol por no aceptar sus peticiones

Tal como ocurrió en la jornada del fin de semana pasado, los jugadores del fútbol colombiano agremiados en Acolfutpro volvieron a protestar contra la Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol esta semana en el desarrollo de la fecha 16, luego de que la primera entidad no aceptara las peticiones que fueron presentadas por la asociación.

La forma de protesta fue la misma del fin de semana, en todos los partidos de la fecha: apenas el árbitro dio el pitazo inicial, los jugadores se lanzaron la pelota de un campo a otro sin disputarla durante los primeros segundos del juego y luego ya jugaron normalmente.
También, como ocurrió el fin de semana, la protesta se vio en el partido que transmitió el Canal RCN (Tolima vs. Millonarios). En cambio, en los juegos que se vieron por Win Sports, apenas comenzó el partido, la producción comenzó a mostrar escenas de las tribunas.
Aunque el presidente de Dimayor, Jorge Enrique Vélez, anunció que iba a llevar la protesta de los jugadores a la Comisión Disciplinaria, el boletín de ese organismo, publicado este miércoles, no contempló ningún tipo de castigo al respecto.

Acolfutpro presentó un pliego de 12 peticiones a la Dimayor y la Federación, relacionados con temas como el Estatuto del Jugador, el Código Disciplinario, la Liga Femenina, la minuta única de contrato y los derechos de televisión, entre otros. La FCF no se pronunció, pero Dimayor respondió, a través de una carta, que no podía darle trámite al tema al considerar que no tenía carácter vinculante.

Se espera que en los próximos encuentros se lleven a cabo nuevas protestas que finalizarían cuando la novela entre la Federación y la Asociación termine, esperando un trato justo para las dos partes y que permita que la fiesta del fútbol siga desarrollándose con normalidad en los estadios colombianos.

Lo último

El precio de la educación

El precio de la educación

En Villavicencio, son pocas las familias que pueden acceder a las instituciones de educación de carácter privado por sus elevados costos de matrícula, pensión y cobros adicionales.