Camilo Zuluaga Vargas
Periodista

Los juguetes entretienen pero también deben tener un propósito

Se acerca la Navidad y muchos padres se preparan para complacer las demandas de sus hijos en cuanto a los regalos que esperan en esta temporada.

 Y mientras algunos hacen lo que sea por darle gusto a los niños, otros papás empiezan a preocuparse por lo que costará la larga lista de regalos que alistan los pequeños, que no tienen en cuenta las limitaciones de las finanzas familiares.

 Antes de equivocarse comprando juguetes quen no siempre resultan adecuados a las necesidades, edad o presupuesto familiar, estas son algunas recomendaciones generales que se pueden tomar en cuenta.

Lo primero que debe tener en cuenta es que el juguete debe ser algo que realmente el niño desee, especialmente a partir de esas edades en que son ellos los que empiezan a manifestar gustos o preferencias. Otro aspecto a tener en cuenta es el de la seguridad, especialmente pensando en los niños más pequeños.

Los juguetes deben estar fabricados en materiales que no se astillen o que puedan resultar cortantes en caso de que se rompan. Los colores deben ser sólidos y no deben contener pinturas tóxicas. Una premisa que no debe olvidar nunca es que entre más pequeño sea el niño más grandes deben ser los juguetes.

 Obviamente los juguetes se deben comprar de acuerdo con la edad del niño y teniendo en cuenta las actitudes que desarrollan en nuestros hijos. Por ejemplo, se deben tener en cuenta ciertas características de personalidad: si el niño es tímido necesitará juegos que propicien la interaccion con otras personas, como aquellos que exigen que haya varios jugadores, mientras que para un niño hiperactivo lo más apropiado son aquellos juguetes enfocados en la concentración y atención.

Otra premisa que funciona muy bien con los juguetes de los niños es la del menos es más: los juguetes deben ser simples, ya que de esta manera hay un mayor abanico de usos, desarrollando la fantasía y capacidad de abstración.

 Es importante que los padres tengan en cuenta que los juguetes no deben comprarse solamente para satisfacer un capricho, mucho menos si se trata de un deseo momentáneo

Lo último