María Isabel Barragán
Periodista

La prevención de desastres busca reducir el costo económico y humano.

A pocos días de la rea­lización del Simulacro Nacional de Respuesta a Emergencias, hoy 13 de octubre se conmemora el Día Internacional para la reducción de desastres, una iniciativa de la Orga­nización de las Naciones Unidas (ONU) para pro­mover mejores prácticas en todos los sectores, en lo local, nacional, regio­nal y mundial, a la hora de reducir el riesgo y las pérdidas por desastres.

Si bien no todas las amenazas naturales ge­neran consecuencias devastadoras, una com­binación de factores naturales, culturales, sociales y políticos con­tribuyen a que se origi­nen desastres.

Durante los últimos 20 años, más de 1,35 mi­llones de personas han perdido la vida como resultado de la vulnera­bilidad y la exposición a amenazas naturales, en especial mujeres y niñas, según cifras de la ONU.

Además, más de 4.000 millones de personas han tenido que despla­zarse y se han quedado sin hogar, o han resulta­do heridas, lesionadas, o han tenido que recurrir a algún tipo de ayuda de emergencia.

La mayoría de muertes a causa de desastres na­turales se deben a even­tos meteorológicos en especial, inundaciones, tormentas y olas de calor y han duplicado sus ci­fras durante los últimos 40 años.

Otra parte impor­tante se da por eventos geofísicos extremos, en especial terremotos, pero también tsunamis y erupciones volcánicas.

Los desastres natu­rales son inevitables, pero los daños que es­tos causan pueden mi­nimizarse; en cambio, la vulnerabilidad social, económica y ambiental pueden exacerbarlos.

En cualquier caso, na­die está a salvo de ser víctima de una catástro­fe natural.

Por lo tanto, la reduc­ción del riesgo de desas­tres concierne a todo el mundo, desde los cam­pesinos hasta los jefes de Estado, desde los meteorólogos hasta los jefes de medios de comu­nicación.

Por ese motivo, el Día Internacional para la Reducción de Desastres se estableció con el pro­pósito de concientizar a los gobiernos y a las personas para que to­men medidas encami­nadas a minimizar estos riesgos, como su pre­vención y mitigación, e incluyan actividades de preparación.

Simulacro en Colombia el 24 de octubre

El Simulacro Nacional de Respuesta a Emer­gencias convocado por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desdastres (UNGRD) bus­ca mejorar la planeación, coordinación y comunica­ción entre las entidades públicas, privadas y la comunidad, en busca de respuestas efectivas frente a eventos causados por di­ferentes amenazas.

Los municipios que par­ticipen podrán poner a prueba la efectividad de planes, estrategias, proto­colos o procedimientos, que para la respuesta a emergencias tienen los sectores, entidades territo­riales y comunidades orga­nizadas.

Además, podrán fortale­cer los mecanismos de or­ganización, coordinación y comunicación entre los actores operativos en si­tuaciones de emergencia.

Lo último