(Esta columna es la respuesta del exgerente de Llanopetrol, Ricardo Rodríguez Henao, ante la opinión de Víctor Rivera sobre el tema de la refinería del Meta).

Los interrogantes de Víctor Rivera, merecen respuestas y en tanto que autor del proyecto de la refinería de petróleos del meta y ex gerente de LLanopetrol, pero particularmente como Metense, le respondo.

Al momento de mi salida de la Gerencia de LLanopetrol en junio de 2016, la construcción de la refinería estaba en fase pre-operativa de ejecución, como lo confirmo la ANLA.

La estructuración financiera del proyecto, mostraba que el costo total de la inversión era de 1840 millones de dólares, con una tasa de retorno proyectada, del 33% y el flujo financiero del proyecto, estaba calculado hasta 2036, considerando una entrada en producción de la refinería en 2019.

Los acuerdos comerciales, suscritos con la compañía RNGS CURACAO TRADE CORP, daban cuenta que a finales de 2016, la primera fase de construcción de la refinería, debía comenzar.

Cierto, la sociedad en cuestión, no cumplió los compromisos comerciales, por no llegar a acuerdos con la Gobernadora Dra.; Marcela Amaya en conversaciones que se mantuvieron, hasta diciembre de 2016.

Lo que no se entiende es, por que, la administración del Gerente Iván Cortes, no acudió a los tribunales a efectos de exigir el cumplimiento de los compromisos comerciales, suscritos con dicha sociedad. Un negocio de esta naturaleza, no se dejara incumplido, por voluntad de un funcionario, sin que se reclamen perjuicios.

El Gerente Iván Cortes Losada, afirma, que desde su llegada  a la dirección de la empresa, HEMOS BUSCADO LA POSIBILIDAD DE UN REDISENO del proyecto.

Así lo afirmo a la región en la rendición de cuentas de 2016, manifestando, que la carga de la refinería, debía ser de 10 mil barriles a efectos de producir NAFTA para satisfacer las necesidades de Ecopetrol, ahora que la razón de ser del proyecto, es la de producir combustible mas barato para la región.  

En 2017, el Gerente Cortes, solicita a la ANLA, modificar la licencia ambiental de la refinería, justificado en el hecho, de que a la fecha de su solicitud, la empresa no había dado cumplimiento a ninguna de las obligaciones ambientales impuesta por la licencia ambiental.

En 2019, el gerente Cortes, insiste ante la ANLA, en la modificación de la licencia ambiental, confesándole que a dicha fecha, la empresa no había dado cumplimiento a ninguna de las obligaciones ambientales de la licencia ambiental.

En esencia lo que el Ingeniero Cortes, le dice a la ANLA en 2019, es que desde su llegada la Gerencia de LLanopetrol en 2016, la empresa, no había dado cumplimiento a ninguna de las obligaciones ambientales que le imponía la licencia ambiental de la refinería.

La ANLA, responde a las insistentes solicitudes del Gerente Cortes, indicándole, que la licencia ambiental de la refinería, no podía ser modificada, por que el proyecto de construcción de la refinería, se encontraba en ejecución desde 2015 y que en el curso de este año, realizaría una visita de control ambiental al proyecto. 

Sordamente y sin control alguno, el Gerente Cortes, publica en 2017, una invitación a inversionistas, pero no los invita a concursar para la construcción de la refinería, sino a su diseño y en el pliego de condiciones, les impone la condición de tramitar la modificación de la licencia ambiental ante la ANLA, aún a sabiendas de que el organismo ambiental, no lo autorizaría.

En 2019, hace publica una nueva invitación a inversionistas, en los mismos términos de aquella de 2017, con las mismas imposiciones y como era de esperarse, la convocatoria fue declarada desierta, como lo fue la de 2017.

Cierto es que la Gobernadora, Dra. Marcela Amaya García, se comprometió con el Meta a buscar los inversionistas para sacar adelante el proyecto y lo hizo desde el 1 de enero de 2016, cuando asumió funciones.

Lo que no se, es como piensa hacerlo?  Mi Padre ( qepd) decía: papelitos hablaran

Y en este caso, lo que los papeles nos dicen, es algo muy distinto de lo que la Gobernadora y el Gerente, declaran:

LLanopetrol es una empresa industrial y comercial del estado y su órgano de dirección es la Junta Directiva, presidida por la Gobernadora.

Entre 2016 y 2019, la Junta no discutió, ni tomo decisiones, respecto del proyecto de construcción de la refinería del Meta, tampoco se ocupo del incumpliendo comercial del inversionista RNGS CURACAO TRADE CORP.

En 2016, inversionistas americanos, le propusieron al Gerente Cortes, la compra de LLanopetrol y la junta tampoco se entero.

La ausencia de dirección de la junta es tan notoria, que la gran mayoría de actas, no fueron aprobadas por sus miembros y que a la fecha, en 2019 – ultimo año de mandato de Marcela – la junta solo se ha reunido una vez.

Le consulte a la Gobernadora, sobre las razones de esta ausencia de reuniones en 2019 y me respondió simplemente que no lo ha considerado oportuno. 

Lo anterior me lleva a afirmar, que un proyecto que en 2016, cuando deje la Gerencia, estaba en ejecución, fue engavetado por el Gerente Cortes, con el silencio de la Gobernadora, tejiéndose una cortina de humo, en torno a su viabilidad, menoscabando con ello recursos del departamento.

La licencia ambiental de la refinería, esta vigente, como me lo afirma el Gerente Cortes y esto es gracias a mi gestión en 2015; pero la continuidad de su vigencia, dependerá del concepto que emitirá la ANLA luego de la visita de control ambiental, que anuncia para finales de 2019.

Si la licencia ambiental de la refinería del Meta, se pierde, como consecuencia de las inacciones de la administración actual, el Departamento, perderá mas de 200 millones de dólares, representados en el valor estimado, del proyecto y de la licencia ambiental.