REDACCIÓN SIE7EDIAS
 

Es algo que parece tan improbable que, seguramente, pocas mujeres se hagan esta pregunta. Pero, ahora, la clínica inglesa ProFam la pone sobre la mesa con un tratamiento que, según asegura, puede postergar la menopausia hasta 20 años

La técnica que usa ProFam consiste en retirar mediante una cirugía que dura media hora entre un tercio y la mitad de la corteza del ovario, ya que es ahí donde se encuentran los folículos que pueden madurar hasta convertirse en óvulos.

«El ovario sigue funcionando, absolutamente. Tras usar una técnica similar con pacientes con cáncer durante 20 años, lo puedo decir. No hay reducción de fertilidad ni reducción material en el número de años premenopáusicos», afirma Simon Fishel, uno de los fundadores de la clínica y médico pionero en la fertilización in vitro.

Los científicos dividen el tejido en «tiras». Estas son las que se congelan para reimplantarlas en un futuro. Cuando esto último sucede, su efectividad depende de la cantidad de «óvulos buenos» que contengan, según explica el experto.

«Si conseguimos nueve tiras, puede que la primera vez traspasemos tres. Si estas sobreviven seis o siete años, cuando este injerto de tres falle, haremos un nuevo trasplante. Lo llamamos trasplantes episódicos».

Fishel ha practicado durante años este procedimiento en pacientes con cáncer cuya fertilidad estaba en riesgo. Se basa en esa experiencia para afirmar que esta técnica puede retrasar la menopausia 20 años.

Las pacientes que más se beneficiarían, según el experto, son aquellas menores de 40 años. Aunque Fishel cree que, dependiendo de los antecedentes familiares y la reserva ovárica, este límite podría ampliarse excepcionalmente hasta los 43.

Las menores de 35 incluso podrían conservar este tejido con dos objetivos: postergar la menopausia y conservar la fertilidad.
La cirugía cuesta entre 6.000 y 7.000 libras esterlinas (US$7.400-US$8.650), a las que habría que sumar las 4.000 libras del reimplante (unos US$5.000) y los gastos de conservación del tejido, que serían «menos de 100 libras anuales» (unos US$120), según Fisher.

A partir del próximo año, también podrá realizarse en Brasil, donde ProFam tiene planeado abrir una sucursal.Durante el primer mes que ProFam lo ofreció, 11 mujeres se sometieron a la cirugía.

Según Fisher, «no son muchas» y se les acaba de extirpar el tejido, así que habrá que esperar a que lleguen a la edad de la menopausia para reimplantarlo y aún más para poder ver los resultados.

Pero el experto defendió que el tratamiento ya demostró ser efectivo a la hora de continuar la producción de hormonas sexuales femeninas, aunque haya sido aplicado con otra intención: la de conservar la fertilidad. «Entre las pacientes con cáncer que se lo hicieron, el 95% empezó a tener hormonas a los cuatro o cinco meses».

Fuente: Eltiempo.com