Omar Camargo
Periodista

Foto: Radio Nacional de Colombia 

El presidente de Sindesss asegura que inversionistas visitaron las instalaciones.

El presidente del Sindicato de empleados de la salud y la seguridad social (Sindesss), Rodolfo Mariño, reveló que se reunió hace pocos días con Ángela María Echeverry, liquidadora de Saludcoop, con el viceministro de Trabajo Carlos Baena y con un representante de la Superintendencia de Salud con quienes se definió que la clínica Martha de Villavicencio no se liquidará y que se reabrirá.

Mariño aseguró además que inversionistas interesados en comprar las acciones de Saludcoop ya visitaron las instalaciones de la clínica y que “según palabras de la liquidadora, la negociación va bien adelantada. Todavía no está claro si comprarán las acciones de Saludcoop o tomarán en arriendo la clínica”.

2.000 millones  de pesos están embargados por un juzgado, informó uno de los empleados.

 Las cuentas son optimistas: aparentemente Saludcoop tiene listos $400 millones de la deuda con la clínica Martha, Medimás debe $1.400 millones y los potenciales compradores aportarían $2.000 millones. “Con esos recursos alcanza para pagarles a los trabajadores”, dice el dirigente sindical.

Según Diego Fernando Alvarado Ortiz, auxiliar de enfermería de la clínica Martha, son 12 meses de salario que les adeudan a 115 empleados que siguen esperando, entre personal médico y administrativo. Muchos se retiraron. En 2016 eran 350 empleados en este centro asistencial ubicado en el barrio Barzal de Villavicencio.

“Tenemos unos recursos que están embargados en el juzgado quinto, que son 1.702 millones más 1.000 millones que consignaron los docentes a una cuenta embargada”, asegura Alvarado.

 

Por supuesto, los empleados esperan que antes de Navidad se cierre la negociación, se pueda reabrir la clínica y les paguen al menos parte del sueldo acumulado, pero Mariño no se animó a pronosticar al respecto.

 Reabrir la clínica Martha no solo beneficiará a los trabajadores sino a la ciudad porque son 90 camas que hoy están fuera de servicio, lo que en parte es causa de la crisis en el hospital departamental de Villavicencio que se declaró desde noviembre en emergencia funcional porque la cantidad de pacientes en urgencias y pediatría superó la capacidad instalada.

 Por ahora los empleados completan casi dos meses de protesta pacífica (plantón) en el costado opuesto a la fachada de la clínica. Allí cocinan sus alimentos durante el día.

Lo último