Manolo Torres

Periodista

 

Terrenos que se encontraban inactivos en Villavicencio pasarán a ser usados por las familias agrícolas

Con el objetivo de impulsar la empresa agrícola en la ciudad de Villavicencio se ha comenzado a desarrollar el programa de reconversión de potreros, el cual busca beneficiar a cerca de 50 familias de siete veredas de la capital del Meta.

Para esto, funcionarios de la Secretaría de Competitividad, junto con el apoyo de las FFMM, están adecuando un terreno de 500.000 metros en la finca la Florida, ubicada en la vereda Buenos Aires, cerca del barrio Las Américas de Villavicencio. Las otras siete veredas que se verán beneficiadas con este programa son Samaria, San Juan de Ocoa, El Carmen, Mesetas, Servitá, Quebrada Colorada y Buenavista.

Con estos trabajos buscan transformar estos potreros en terrenos productivos, en donde se puedan cultivar especies como naranja valencia, mango tommy, zapote, naranja tangelo, mango azúcar, aguacate, mandarina arrayana, mamoncillo, carambolo y limón de castilla. Así mismo, en cada hectárea del predio se sembrarán productos como café, cacao, topocho, banano, boro y se tendrán los equipos para producción de abejas. De igual forma se realizará la siembra de bosques nativos para aportar a la conservación del medio ambiente.

Según el informe de los funcionarios serán alrededor de 1.358 especies las que se sembrarán por hectárea, lo cual representa una importante producción para las familias campesinas. Juan Carlos Cardozo, profesional de la Secretaría de Competitividad, señaló que estos potreros inactivos serán foco de producción en dos o tres años, lo cual empezará a dejar ingresos a los agrícolas que hacen parte del programa.

Se tiene proyectado que los trabajos de reconversión tengan una duración de tres semanas y los encargados de adecuar el terreno contarán con todos los equipos necesarios para transformar el área en un campo de producción agroforestal, ya que la idea no sólo es generar empresa entre los campesinos, sino también aportar al mejoramiento del entorno natural de la capital del Meta.

De igual forma, estos proyectos buscan proteger la biodiversidad del municipio y contribuir a la seguridad alimentaria de las familias más vulnerables. El programa es apoyado por Coviandina, Bioagrícola, las Federaciones de Cafeteros y Cacaoteros del Meta y Cormacarena, quienes han ayudado a trazar estrategias para impulsar la producción agrícola en esta región del Departamento.