¿Asesoría o negocio?

¿Pa´cuándo?

Conocí el complejo deportivo de Covisan, que inició su construcción en el gobierno de Wilmar Barbosa y que afortunadamente ha seguido su camino Felipe Harman. Una pista de patinaje, unas canchas sintéticas para fútbol 8 y una pista de BMX con parqueaderos y zonas comunes, componen este muy buen escenario en un sector de Villavicencio, que necesita desarrollo.  

El comisionado del BMX de la Federación Colombiana de Ciclismo Rubén Galeano y el técnico nacional Germán Medina, realizaron una visita técnica, donde no le fue nada bien al contratista, que se ha regido por unos planos de la FCC que envió para construir la pista, pero más allá de esos planos, lo que se necesita es una asesoría y es válido tenerla, porque no es lo mismo que construir una cancha de fútbol o de tenis en un escenario que necesita especificaciones, peraltes, curvas y obstáculos.  

El director del IMDER, Fernando Vargas, manifestó que se harán los correctivos, pero que se necesitaran adiciones presupuestales ya que el Idermeta se comprometió solo a poner la iluminación. Creo que el gobierno departamental debe poner más presupuesto para que en la foto encuadre bien.  

Lo que no me quedó claro es que los comisionados de Bogotá, descalificaron la obra, siempre argumentaron que se necesitaba otro diseño y una persona permanente que dirigiera el proyecto y como por arte de magia ellos tenían el famoso diseño y ofrecían la asesoría tan necesaria. 

 Viene presentándose esa conducta en las Federaciones, cuando en las regiones se hacen los escenarios, siempre las Federaciones son las únicas que saben cómo hacerlo y siempre tienen el constructor a la mano, como política de apoyo, pero al final más que un apoyo o una asesoría, convertimos el tema en un negocio y los gobernantes terminan cediendo con la promesa de que el escenario se podrá utilizar para eventos nacionales e internacionales y de una vez en la “asesoría” van “amarradas” las posibilidades de dichos eventos. 

 Sinceramente, creo que el esfuerzo económico en épocas de pandemia que pueden hacer el IMDER y el IDERMETA, deben ser valorados y los apoyos de las Federaciones debe ser sin esos intereses que terminan siendo válidos, pero no correctos, sobre todo cuando las visitas se hacen cuando las obras ya han avanzado. Esperemos que la ilusión de más de 5.000 niños entre bicicrosistas, patinadores y futbolistas no se quede en la avaricia de unos pocos que con las figuras del deporte hacen nombre y fortuna 

Contenido Relacionado