El 2020 fue rápido, pero el 2021 será el más corto en décadas

El 2020 fue rápido, pero el 2021 será el más corto en décadas

Como si la Tierra hubiese escuchado a quienes deseaban con ansias que 2020 se acabara pronto para dejar atrás sus cosas malas, el año que acabamos de despedir fue el más corto en décadas, pues el planeta rotó unos milisegundos más rápido.

Y 2021 podría ser todavía más corto. Así se asegura en un artículo publicado por el portal experto en medición del tiempo y zonas horarias ‘Time and Date’.

La razón de que un año pueda ser más corto que otro es que los días no siempre duran lo mismo.

Para entender por qué pasa esto hay que recordar que la Tierra gira sobre su propio eje una vez cada 86.400 segundos (24 horas) con respecto al Sol, movimiento al que se le conoce como rotación.

Sin embargo, en la década de 1960, cuando se desarrollaron relojes atómicos de altísima precisión, se descubrió que la duración de los días podía variar en milisegundos, es decir, una milésima fracción de segundo (0,001 segundos) más rápido o más lento.

Desde entonces, el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (Iers, por sus siglas en inglés) calcula esas diferencias midiendo la rotación con respecto a «objetos astronómicos distantes», se explica en el citado portal.

De ese modo se sabe que 2020 tuvo los 28 días más cortos desde 1973, siendo el 19 de julio el más rápido, pues rotó 1,4602 milisegundos por debajo de los 86.400 segundos estándar que tiene un día.

Los otros 27 días más rápidos del año pasado fueron más veloces que el 5 de julio de 2005, el anterior día que ostentaba el récord del día más rápido desde 1973, con 1,0516 milisegundos menos de las 24 horas.

Y hay más: ahora, los científicos estiman que, en promedio, los días durante el 2021 durarán 0,05 milisegundos menos que 86.400 segundos, lo que significa que puede ser el año más corto desde 1937, cuando se presentó un fenómeno similar.

Para quienes se preguntan dónde quedan los años bisiestos en este tema hay que tener en cuenta que la velocidad de un año solar (el tiempo que tarda la Tierra en darle la vuelta completa al Sol, o traslación) siempre es de aproximadamente 365,242 días.

Esos últimos decimales, que valen por un cuarto de día, son los que se toman cada cuatro años en un día extra, lo que sirve para sincronizar el calendario gregoriano con el año solar.

La velocidad de un año se mide promediando los días del año solar y no los del calendario gregoriano, es por eso que 2020 todavía puede ser considerado el más corto de las últimas décadas; eso si 2021 no lo supera.

¿Hay de qué preocuparse?

De acuerdo con ‘Time and Date’ las razones de estas ligeras variaciones tienen que ver con las complejas dinámicas «del núcleo de la Tierra, sus océanos y su atmósfera».

Otro de los factores que pueden afectar la duración media de un día son la atracción gravitacional de la Luna, las nevadas y la erosión de las montañas.

De hecho, según el medio científico ‘Phys.org’, algunos investigadores están estudiando la posibilidad de que el calentamiento global pueda estar haciendo girar más rápido a la Tierra, debido a que las capas de nieve se reducen, en especial las de alta montaña.

No obstante, todavía no se ha establecido una relación causal entre la crisis climática y una rotación más rápida.

Más allá de esas hipótesis, lo cierto es que los seres humanos no pueden percibir los cambios en milisegundos de la rotación de la Tierra, en cambio, los relojes atómicos sí.

Por eso, si las rotaciones siguen acelerándose es posible que se necesite intercalar un segundo negativo para sincronizar correctamente los relojes con las mediciones que realiza el Iers, algo que no ha pasado desde 2016.

El Tiempo

Contenido Relacionado